•  |
  •  |
  • AFP

La crisis de los créditos inmobiliarios de riesgo en Estados Unidos (subprimes) provocó la primera pérdida anual en la historia del mayor banco suizo, UBS, que registró un déficit de 4.400 millones de francos suizos (2.750 millones de euros) en 2007.

Sólo en el cuarto trimestre, UBS perdió 7.800 millones de euros, anunció el banco en un comunicado divulgado el miércoles, dos semanas antes de que se den a conocer sus resultados definitivos.

El banco explicó que había perdido cerca de 12.000 millones de dólares (8.300 millones de euros) debido a la crisis hipotecaria en Estados Unidos y unos 2.000 millones de dólares en otras inversiones en el mercado inmobiliario de aquel país.

En 2006, el banco había obtenido un beneficio neto de 11.500 millones de francos suizos.

UBS había anunciado en el otoño boreal depreciaciones de activos de unos 9.300 millones de euros y advirtió de que podría terminar 2007 en rojo.

Christine Schmid, experta bancaria en Credit Suisse, consideró que UBS está muy expuesto en el mercado inmobiliario estadounidense, donde su capital en riesgo es valorado en unos 25.000 millones frente a 39.000 a finales de septiembre.

"Podría haber nuevas depreciaciones aunque de menos envergadura", prevé la analista.

El miércoles, tras haber abierto en baja de 4%, el título UBS retrocedía un 1,24% y se situaba en 46,22 francos suizos a mediodía en la bolsa suiza.

Para los analistas del banco Vontobel, la pérdida anunciada para 2007 es menor de lo esperado por el mercado y podría afectar negativamente al precio de la acción de la entidad.

El pasado 10 de diciembre, el banco anunció que contraía un préstamo obligatorio convertible en acciones por valor de 13.000 millones de francos suizos (7.800 millones de euros).

De este total, el fondo de inversiones público de Singapur GIC asumirá 11.500 millones de francos, lo cual le convertirá en el primer accionista de UBS con un 9% del capital; el resto será extendido por un inversor de Oriente Medio cuyo nombre permanece en secreto.

Este dispositivo, destinado a inyectar dinero fresco en el banco, debe ser aprobado en una asamblea general el próximo 27 de febrero.

Según un corredor de Zurich, el UBS podría haberse decidido a anunciar sus pérdidas este miércoles para convencer a los accionistas del banco de que hay una necesidad urgente de dinero, con vistas a una asamblea general que se anuncia difícil para la dirección.