Gustavo Álvarez
  •  |
  •  |
  • END

La Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo está interesada en el proyecto de construcción de una planta procesadora de leche en polvo para la exportación, mencionado recientemente por los presidentes de Honduras, El Salvador y Nicaragua, pero eso requiere de la rehabilitación de al menos mil kilómetros de caminos.

Expertos del tema estiman que alrededor de 1.5 millones de litros de leche diario se pierden en las zonas montañosas del país debido a la falta de caminos de penetración que no les permite sacar a tiempo el producto sin que se afecte su calidad.

De acuerdo con la explicación de representantes de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, recientemente los ministros de agricultura de Nicaragua, Honduras y El Salvador acordaron gestionar un crédito con el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, para instalar una planta procesadora de leche en Nicaragua, para abastecer al mercado regional.

El tema también se discutió con el gobierno de Venezuela para que se abastezca el país suramericano de dicho producto.

La instalación de una procesadora de leche en polvo tiene como finalidad acopiar parte de los aproximadamente 1.5 millones de litros diarios del alimento que no se procesan industrialmente en el país.

Ariel Cajina, directivo de Canislac, dijo que el reto es cómo hacer para mejorar los caminos para acopiar el producto y ubicar la planta cerca de las zonas productivas y en un lugar donde no compita con otras industrias, para evitar que haya problemas de abastecimiento entre diferentes empresas.

Agregó que Nicaragua tiene mucho potencial para incrementar enormemente su producción de leche, ya que no necesitamos importar vacas ni sembrar pasto, sólo reparar las vías de acceso en las zonas productivas.

Repunte en exportaciones
Cajina señaló que pese a las dificultades que enfrenta el sector, el 2007 cerraron con exportaciones de más de 110 millones de dólares en productos lácteos, lo que significa un crecimiento del 54 por ciento anual, cuando en 2002 no se exportaba ni una libra de queso.

Estimó que las exportaciones para este año podrían rondar una cifra similar a la del año pasado, pero si se mejoran los caminos de acceso el monto puede superarse considerablemente.

Se quejó, sin embargo, de las constantes trabas que continúan imponiendo El Salvador y Honduras a la entrada del queso nicaragüense, dos de los principales mercados de este producto.

“Han agarrado los lácteos como la tuerca que hay que apretar para resolver sus problemas de comercio”, dijo Cajina al referirse a las trabas que estaba poniendo El Salvador hace pocos días, porque supuestamente Nicaragua estaba impidiendo la salida de frijol rojo al vecino país.