•  |
  •  |
  • END

Las cámaras de Comercio americana y nicaragüense suscribieron este miércoles un acuerdo de cooperación para fusionar los centros de mediación y arbitraje de cada organización, con el fin de que funcione uno solo, pero fortalecido y sirviendo como instrumento de resolución de las controversias entre empresarios.

El acuerdo de fusión fue suscrito entre César Zamora Hinojos, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, y Raúl Amador Torres, por la Cámara Nicaragüense de Comercio.

Según el convenio, existe interés entre ambas instituciones en fortalecer las relaciones de colaboración para desarrollar en Nicaragua la promoción, difusión e implementación de los métodos alternos de solución de controversias.

De acuerdo con Raúl Amador, la vigencia de la Ley 540 permite que el país cuente con un marco jurídico y normativo moderno que posibilita que se solucionen, bajo procedimientos internacionales modernos, las controversias o conflictos surgidos entre empresarios nicaragüenses o extranjeros.

Según Amador, la existencia del Centro de Mediación y Arbitraje permite la promoción de un clima de seguridad jurídica necesario para el libre ejercicio de las actividades económicas dentro de la nación, con el respeto al marco constitucional de derecho.

Asimismo, afirmó que se promueve la seguridad en el intercambio comercial con la integración regional y los tratados de libre comercio.

Comercio necesita disciplina
De hecho, sostiene que se necesita disciplinar el comercio y evitar el incumplimiento dentro de éste, pues las infracciones cometidas puedan ser corregidas rápidamente y en forma equitativa. El Centro de Mediación y Arbitraje unificado estará funcionando en el local de la Oficina de Solución de Controversias de la Cámara de Comercio de Nicaragua, denominado “Antonio Leiva Pérez”, por medio del cual se facilitarán los procesos legales y administrativos internos y externos.

De acuerdo con Amador, el Centro de Mediación y Arbitraje unificado está reconocido por la Comisión Internacional de Arbitraje Comercial de las Naciones Unidas, lo que a la par involucra importantes retos para el organismo nacional, como es funcionar según los estándares mundiales.

El Centro de Mediación y Arbitraje de Conflictos también permitirá ahorros tanto de tiempo como de dinero a los empresarios, que tengan severas controversias en alguna operación comercial o en algún contrato, logrando una solución de consenso antes de que el caso llegue a los juzgados, donde puede pasar hasta años antes que se encuentre una salida al conflicto.