•  |
  •  |
  • END

Al menos 6 mil nicaragüenses salen cada año a Estados Unidos en busca de oportunidades de empleo para mantener a sus familiares en Nicaragua a través de las remesas, las que registraron un crecimiento del 7 por ciento en 2007, al sumar unos 750 millones de dólares en forma oficial, explicaron especialistas del organismo Diálogo Interamericano.

Manuel Orozco, director del Programa Remesas y Desarrollo del Diálogo Interamericano, presentó ayer los resultados de una encuesta sobre el tema, en un evento organizado por la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham.

El representante de dicho organismo dijo que, según la encuesta, la mayoría de los inmigrantes nicaragüenses ha salido del país en los últimos diez años y son personas jóvenes.

Orozco dijo que considera esta migración como de ajuste frente a la globalización, en la que Nicaragua se ha integrado a la economía global no sólo a través del comercio y la inversión, sino también a través de la movilización internacional de la mano de obra.

Aseguró que las cifras oficiales indican que unos 700 mil nicaragüenses están fuera del país, pero que se considera que al menos 1 millón de nicas viven fuera de su tierra, de los cuales entre un 35 y un 40 por ciento está indocumentado.

El representante del organismo internacional señaló que la migración de nicas ha venido aumentando, sobre todo a Costa Rica y El Salvador, hacia donde se estima que han salido entre 100 mil y 175 mil personas. Explicó que la migración a estos países vecinos no es permanente, sino circular, es decir, que viajan en temporadas de cosecha o de siembra, porque en el caso de El Salvador, tiene problemas de falta de mano de obra por la migración de su gente hacia Estados Unidos.

Importancia en las remesas
La migración se refleja en el envío de remesas al país, las que según Orozco, han venido creciendo año con año, aunque en menor proporción que algunos países vecinos como Honduras y El Salvador.

Añadió que ya sean los 750 millones de dólares que dice el Banco Central o los 900 millones de dólares que calculan organizaciones y economistas privados que entran al país anualmente, el monto que en remesas llega a la nación tiene un impacto mayor que la maquila o el sector turismo.

El estudio indica que los nicas envían en promedio 175 dólares nueve veces en el año, lo que significan unos mil 500 dólares anuales. Orozco indicó que habrá que ver si se produce la recesión económica en Estados Unidos, cómo afectará el poder de compra de los nicaragüenses.

Dijo que el impacto en las remesas se conocerá en el segundo trimestre del año. Para entonces se sabrá si la posible recesión ha disminuido el crecimiento económico en Estados Unidos y ha aumentado la tasa de desempleo, lo que impactaría en el envío de dinero a los familiares en Nicaragua.

Migración por falta de empleo local
Según la encuesta presentada por Orozco, el 24 por ciento de nicas contestaron que sí piensan emigrar por falta de empleo y por el alto costo de la vida.

El representante de Diálogo Interamericano indicó que hay diferentes medidas que el gobierno puede ejercer con los migrantes; crear confianza y una relación con las comunidades en el exterior y establecer un nivel de institucionalidad con las comunidades con el vínculo constante.

Además, se pueden crear incentivos en el sector financiero para que la gente pueda movilizar los recursos, incentivar el ahorro o la pequeña inversión y esos incentivos pueden crearse con estrategias conjuntas entre los gobiernos, los donantes y el sector privado, con educación financiera y conformar fondos de inversión.

Orozco manifestó que se hizo una encuesta el año pasado y se conoció que muchos nicas están comenzando a escoger nuevas rutas de emigración por razones laborales, en lo que se mencionó países europeos, no sólo por cuestiones legales, sino porque el euro vale 1.50 dólares y los ingresos son superiores.