•  |
  •  |
  • END

El embajador del Reino de los Países Bajos, Lambert Grijns, quien destaca por su elocuencia, resumió ayer que se siente “decepcionado” por los disturbios ocurridos en los últimos días en la capital.

Grijns, de entrada aclaró que no haría comentarios políticos al respecto, pero destacó que esos hechos “no dan una buena percepción a los inversionistas extranjeros, es muy difícil aquí (en Nicaragua)”, lamentó.

El funcionario recordó que la inversión no es una decisión meramente racional, “también es emocional”, enfatizó. Manifestó en ese contexto que: “Un extranjero, un inversionista holandés, no sabe mucho de este país (Nicaragua) y su decisión está basada en una percepción bastante global y en esta percepción la seguridad y la estabilidad política forman parte”, subrayó.

Sin embargo al mismo tiempo dijo que la cooperación entre Holanda y Nicaragua no está basada solamente en lo que ocurre hoy o mañana. “Nuestras relaciones son de casi 30 años y podemos afortunadamente ver un poco más allá de lo que está ocurriendo hoy”, planteó.

Sector privado: donantes inquietos

No obstante el presidente del Instituto Nicaragüense de Desarrollo, Inde, Marco Zavala Hanón, advirtió que algunas agencias de cooperación están “inquietas” con la “violencia” que se registró en la capital luego de que grupos vinculados al partido de Gobierno, dirigidos por funcionarios del Estado, realizaran ataques a diputados opositores y al sector privado.

“Esto no nos favorece en nada. Es real que los donantes están inquietos por esto. Tenemos comunicación con muchas agencias que nos han indicado que están analizando su ayuda al país, están analizando opciones, y esto puede conllevar a un efecto dominó: es decir si una retira la ayuda al país, otras la puede hacer después”, reiteró.

Al consultársele sobre el nombre de las agencias, el empresario planteó que estás les han pedido “prudencia”. “Las agencias tienen sus propios canales de comunicación pero si están analizando (al país)”, apuntó Zavala.