•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El Gobierno y consejo regional del atlántico norte están alarmados por la existencia y reproducción de la plaga bautizada por los asiáticos como “dragón amarillo”, ya que esta podría destruir una producción incalculable de siembras de cítricos en la zona.

Las autoridades regionales de la RAAN anunciaron un plan de emergencia regional para contener la enfermedad conocida como grenning y huanglongbing o enverdecimiento de los cítricos, cuyas bacterias se transmiten de árbol en árbol por insectos vectores llamados psílidos, parecidos a un áfido que se alimenta de las hojas y tallos de árboles cítricos, hasta acabar con estos.

En ese sentido, las autoridades activarán en la zona, comisiones y equipos de apoyo que conforman técnicos del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor; del Ministerio de Recursos Naturales y del Medio Ambiente, Marena; del Instituto Nacional Forestal, Inafor, Los Consejos del Poder Ciudadano y del gobierno regional.

Además, las comisiones realizarán visitas de comunidad en comunidad para inspeccionar árbol por árbol, con el propósito de tener una referencia de la magnitud de la plaga, y luego tratar de crear un cerco fitosanitario para que la enfermedad no se propague en el territorio nacional.

Plan de acción

El plan de acción será llevado a cabo con autoridades comunales y territoriales. La idea es tener un diagnóstico real del problema a través de las comisiones que se movilizarán a las comunidades de los litorales, irán a la zona del Río Coco y Cabo Gracias A Dios, frontera con Honduras, donde consideran establecer un cerco fitosanitario para detener el mal.

Carlos Alemán Cunnigham, y Benjamín Dixon, presidente del Consejo Regional del Atlántico Norte, y viceministro del Magfor, respectivamente, confirmaron la existencia de la enfermedad, que mata principalmente árboles de naranja dulce, agria, limones y mandarinas, aunque no detallaron sobre posibles daños causados hasta el momento.

De hecho la población de esta región se muestra sumamente preocupada, ya que las plantaciones de especies cítricos, en la mayoría de las comunidades indígenas y mestizas, son parte de la transacción comercial y de la dieta alimenticia de las familias.

El gobierno central, para enfrentar la enfermedad, puso a disposición un equipo de expertos en la materia que se encargarán de capacitar a unos 60 técnicos de Puerto Cabezas y Waspam.

El “dragón amarillo” se detectó en República Dominicana a finales del 2008, en Belice en mayo del 2009, en Yucatán, México en junio del 2009, en Honduras en noviembre del 2009 y en Nicaragua en febrero 2010 en Puerto Cabezas.