•  |
  •  |
  • END

El sector textil de Nicaragua está enfrentando serios problemas por el aumento de los costos de operación en el país, la desaceleración económica de Estados Unidos y el alto precio del petróleo, lo que está provocando que varias industrias de zona franca estén reduciendo su capacidad productiva, confirmaron representantes del sector.

Sindicalistas de la industria textil de Nicaragua denunciaron en un foro en El Salvador que al menos ocho empresas están cerrando sus operaciones en Nicaragua, lo que dejaría en el desempleo a más de 8,800 trabajadores.

Dean García, Director Ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria de la Confección, confirmó la difícil situación que enfrentan las industrias del sector, agobiadas por el excesivo incremento al salario mínimo en el país, estimado en 33% en un año, el alto precio internacional del petróleo y la crisis económica estadounidense.

Agregó que con el aumento del salario mínimo, Nicaragua ya se está acercando al que tiene Honduras, de donde se venían algunas empresas por los altos costos de operación, pero ahora estas compañías están pensando en regresar a sus países de origen.

El vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, confirmó a la agencia de noticias DPA, que varias empresas de zona franca podrían retirarse del país, pero negó que esto se deba al reciente aumento del salario mínimo.

El vicemandatario consideró que todo es parte de un movimiento que realizan estas compañías de un país a otro, en busca de menores costos de operación, por lo cual, unas empresas se van y otras vienen.

Con el rechazo del sector empresarial, la Comisión del Salario Mínimo aprobó en mayo del 2007 un aumento del 18% al salario mínimo de los trabajadores, y en enero de este año se estableció otro aumento del 15%, lo que suma 33% de incremento salarial en un año, lo que, según García, es el más alto en la historia del país.

“Estamos claros que el trabajador merece un mejor salario, pero si se empieza a subir más allá de los costos de las empresas, no va a ser rentable para la compañía ni podrán ofrecer un precio adecuado que les permita competir en el mercado internacional, y el comprador busca a otro proveedor”, añadió.

Aclaró que no se debe interpretar mal lo del tema del salario, porque las empresas quieren que el trabajador gane mejor, pero existen otros factores con los que se resuelve el problema y no sólo con el aumento de sueldo.

Mencionó la supuesta reforma tributaria que está preparando el gobierno, que establecerá un incremento del techo de exoneración de impuestos para los asalariados y también con la productividad.