Amparo Aguilera
  •  |
  •  |
  • END

El Sucre sigue sin generar interés en el sector privado local pese a que, de entrada, ha sido bien visto por este.

Hace más de dos meses el Banco Central de Nicaragua, BCN, puso a la orden el Sistema Único de Compensación Regional, Sucre, creado en 2009 por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, Alba, pero ningún empresario local lo ha adoptado.

El presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, reconoció que los empresarios no lo están aplicando. Hecho que a su juicio “podría” explicarse por la falta de información o promoción del sistema.

Sin embargo reiteró que es un mecanismo de “ahorro” para quien echa mano de este. A inicios de marzo pasado Rosales confirmó a EL NUEVO DIARIO la asignación de 480 millones de córdobas, lo equivalente a 24 millones de dólares, a una cuenta en Sucre del Banco Central.

Pero no ha habido demanda. Los exportadores locales a través de Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN) han coincidido en que “no conocen a fondo” el mecanismo.

Rosales explicó que se trata de una herramienta diseñada para facilitar el intercambio comercial sin tener que recurrir a otras monedas como el dólar. Aunque el Sucre es una unidad contable y no una moneda material, que “ayuda a empujar el comercio”.

Nicaragua, con la utilización del Sucre, es el cuarto país en adoptarlo en el contexto de los países Alba. Cuba y Venezuela fueron los primeros en utilizarlo. Más recientemente se ha unido Bolivia.

Rosales ha expuesto que cualquier empresario nicaragüense que quiera utilizar el sistema lo podrá hacer. “La transacción es sencilla, se hace a través de los bancos centrales”, indicó Rosales.