•  |
  •  |
  • END

La falta de consenso en la cuota de acceso a mercado para los productos lácteos, llevó al fracaso a la mini ronda que sostuvieron los equipos negociadores de Centroamérica y la Unión Europea, UE, en el marco de las tratativas del Acuerdo de Asociación, AdA, entre ambas regiones, cuya firma programada para el 18 de mayo, se ve cada vez más lejana con todos los puntos que aún quedan pendientes.

Después de no mostrar muchos avances en el pilar comercial durante la octava ronda de negociaciones que se llevó a cabo en Bruselas, los equipos técnicos solicitaron tiempo para analizar las propuestas, reanudando las conversaciones el jueves pasado en Guatemala.

Sin embargo, el encuentro que no estaba previsto en el proceso negociador, fue interrumpido ese mismo día como resultado de la inflexibilidad europea con relación a su propuesta de acceso a mercado para lácteos.

Los europeos solicitan una cuota de cuatro mil 500 toneladas de leche en polvo con un crecimiento anual del 10 por ciento. La oferta también incluye tres mil toneladas de queso con acceso inmediato y cero aranceles.

La propuesta centroamericana para este producto, es de cero cuota de leche en polvo para Centroamérica y 500 toneladas que serían asumidas por Panamá. En cambio, el país canalero estaría exento de adquirir leche evaporada y condensada.

Sólida posición centroamericana

De acuerdo con Wilmer Fernández, Presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, la cancelación de esta mini ronda, representa la sólida posición de las diferentes asociaciones lecheras del istmo centroamericano y del apoyo de los negociadores de cada país, que reconocen la importancia de este rubro.

Fernández indicó que en caso de aceptar la propuesta europea, la producción nacional de los países del istmo, sería sustituida a largo plazo por los productos europeos que entrarían al mercado centroamericano con amplia ventaja de competencia.

“Si aceptamos esa solicitud, con todos los subsidios que cuentan los productores agrícolas y pecuarios de la Unión Europea, con el tiempo nos estaríamos enfrentando a una competencia desleal que afectaría la producción láctea de nuestros países”, expresó Fernández.

Según el representante de Canislac, Europa tampoco ha querido reconocer las asimetrías existentes entre ambas regiones, ya que solicitan acceso inmediato para queso, mientras ofrecen una cuota similar de este producto para Centroamérica, pero con un período de desgravación de siete años.

En el 2009, las exportaciones de productos lácteos generaron un total de 132 millones de dólares. Las proyecciones para este año prevén un crecimiento de aproximadamente un 15 por ciento hasta llegar a los 150 millones de dólares por el mismo concepto.

Vital defender temas sensibles

Por su parte, José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, manifestó que es de vital relevancia defender los temas sensibles, como es el caso de los productos lácteos.

“Esto ha empantanado la negociación, pero hay que proteger a esos más de siete mil pequeños productores nicaragüenses y a los centroamericanos”, resaltó.

Aunque Aguerri reconoció la importancia de resguardar la producción láctea centroamericana, manifestó que también es necesario asegurar la potencialidad que significaría la firma de esta tratado.

“El acuerdo definitivamente es una necesidad para América Central, un buen acuerdo le conviene a Nicaragua y a toda la región. Como cualquier negociación en este tipo de situaciones hay momentos de baja, y hay momento en que también se sube el ánimo”, refirió.

Para Aguerri, el valor del AdA va más allá de lo comercial, ya que existe la oportunidad de la creación de un fondo de inversiones por alrededor de cinco mil 200 millones de dólares, que serían utilizados en la promoción y ejecución de proyectos destinados a mejoramiento y construcción de infraestructura vial.