•  |
  •  |
  • END

Hace pocos días se llevó a cabo una reunión entre autoridades de Economía y de Agricultura de El Salvador y Nicaragua. Los temas no fueron la agilización del comercio ni otros tradicionales, sino que los salvadoreños querían sacar más frijol de Nicaragua, y acusaron a este país de poner trabas a la exportación del producto, y que esto tenía en problemas el abastecimiento de alimentos en ese país.

Según la explicación de las autoridades nicaragüenses, costarricenses y estadounidenses superaron a los salvadoreños en las gestiones de compra del grano, y esto afectó el volumen que El Salvador compra en frijol a Nicaragua.

Y es que el frijol, un grano que cultivan los pequeños productores y que tradicionalmente fue mal pagado y con poca importancia para la exportación, se ha convertido en un producto tan demandado, que no sólo en el mercado local el precio ha subido hasta tres veces más de lo normal, sino que los países vecinos se pelean ahora el abastecimiento desde Nicaragua.

Las exportaciones de frijol pasaron de un poco más de 7 millones de dólares en el año 2000 a los más de 40 millones 300 mil dólares en 2007, gracias a una mayor demanda del producto en el mercado internacional.

El Salvador acusó a Nicaragua de estar poniendo trabas a las exportaciones de frijol, lo que, según las autoridades del país vecino, estaba provocando que el precio del grano se mantuviera alto en ese mercado.

La información procedente de El Salvador señala que en enero de 2006 los salvadoreños recibieron 1.53 millones de kilogramos de frijol rojo desde Nicaragua, mientras que en lo que va del mismo mes para este año, sólo han recibido 403 mil 824 kilogramos.

El Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, rechazó la denuncia de los salvadoreños y explicó que el problema se debe a que otros países están comprando más producto y superaron en las negociaciones a los compradores de El Salvador.

Orlando Solórzano, Ministro del Mific, aseguró que Costa Rica elevó las compras de frijol nicaragüense en un 50 por ciento y que Estados Unidos también está elevando el volumen de compra de este producto a Nicaragua.

Las autoridades nicaragüenses consideran que los compradores de estos dos países ofertaron mejores precios a los productores, y que por esa razón lograron adquirir mayor cantidad de producto, afectando a los salvadoreños.

Precio ya no será tan barato
El precio del frijol en Nicaragua se vende a más del doble de lo que normalmente se ofertaba hace unos años, situación que afecta a los consumidores, porque deben pagar más por el producto, pero beneficia a los productores, porque están obteniendo más ganancias.

Álvaro Fiallos, Presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, dijo que en realidad, los que se beneficiaron con las alzas que registró el frijol el año pasado fueron los intermediarios, quienes pagaron a 300 córdobas el quintal del grano y posteriormente lo vendieron en más de mil 500 córdobas.

Sin embargo, el acopio que llevó a cabo la Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabás, para bajar el precio nacional del rubro, mejoró el valor del quintal para muchos productores y, según Fiallos, también fue la causa de que los salvadoreños no lograran comprar la cantidad de grano de otros años.

Analistas económicos y las mismas autoridades gubernamentales han señalado que difícilmente los precios de los alimentos, entre ellos el del frijol, regresarán a los valores bajos que tenían hace varios años, en parte por el crecimiento de la demanda de alimentos en el mercado internacional.

La libra de frijol se cotiza entre los 12 y 14 córdobas en el mercado local, mientras que en años anteriores tenía precios de seis córdobas por libra.

Para Oscar Alemán, asesor empresarial y especialista en comercio exterior, los buenos precios de los alimentos es algo que merecen los agricultores, porque siempre han recibido mala paga por sus productos e históricamente han subsidiado a las ciudades.

Consideró que el problema de Nicaragua no es que los alimentos cuesten más, sino que los salarios en el país son demasiado bajos, y no es posible que se trate de bajarle el precio del producto al agricultor.

Oferta venezolana
Además del frijol rojo, que es consumido en el mercado local y se exporta principalmente a El Salvador, Costa Rica y algunos otros países, existen nuevas ofertas de compra del grano negro, que por no tener mucha demanda local, el precio resultaba muy bajo para los productores.

Venezuela comprará a Nicaragua, a través de un convenio de comercio, 8 mil toneladas de frijol negro en el año, lo que, según los productores, permitirá aumentar el área de siembra de este rubro.

Fiallos consideró que vender las 8 mil toneladas del grano a Venezuela, significaría sembrar 8 mil manzanas del producto, algo que se puede hasta triplicar fácilmente. Nicaragua produce unas 22 mil toneladas de frijol negro en las tres cosechas del año y se exporta a mercados como Estados Unidos, México y Costa Rica.

La producción de frijol negro ha venido creciendo constantemente, con miras a abastecer a una serie de países que prefieren este tipo de grano que a los nicas no les gusta.

Los productores ahora están animados a cultivar más frijol, tanto el rojo como el negro, pero demandan apoyo en cuanto a financiamiento, asistencia técnica, semillas, entre otras cosas.

Fiallos indicó que están contentos al conocer que habrá más recursos de parte de instituciones como el Fondo de Crédito Rural para financiar la producción agropecuaria, así como recursos procedentes del Banco de Desarrollo Económico de Venezuela, Bandes.

Asimismo, están optimistas con el anuncio que hizo en estos días el presidente Daniel Ortega, de que ya se está organizando el Banco de Fomento, pero que la demanda de crédito es tanta, que cualquier cifra que se anuncie se queda pequeña.


Apante con buena proyección
El presidente de la UNAG, Álvaro Fiallos, consideró que la cosecha de apante de frijol rojo será muy buena, con más de 1 millón de quintales del grano, lo que permitirá el abastecimiento normal del mercado hasta agosto, cuando comienza a salir la cosecha de primera.

Sin embargo, Róger Alí Romero, Director Ejecutivo de la Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabás, es más optimista y estimó en 2 millones de quintales la cosecha de frijol en apante, lo que garantizará mantener también el nivel normal de las exportaciones y provocar una reducción en el precio del mercado local.

La de apante es la cosecha más grande de frijol en Nicaragua y las anteriores; la primera y la postrera, enfrentaron problemas por efectos del clima.

En la cosecha de primera la producción fue baja por falta de lluvias al inicio del invierno, y en la de postrera, el exceso de lluvias provocó pérdidas y en el mercado local se “disparó” el precio hasta los 20 córdobas, pero las autoridades gubernamentales aseguraron que se debió más al acaparamiento y especulación que a la falta del grano.

La elevación de precios obligó al gobierno a eliminar temporalmente los aranceles a la importación del frijol, con lo cual entraron unas 300 toneladas del grano rojo para el abastecimiento local.

El acopio que llevó a cabo Enabás logró bajar un poco el precio y las autoridades de esa institución anunciaron que mantendrán reservas del grano para sacarlo al mercado cuando se intente nuevamente especular con el producto y tratar de mantener un precio estable.