•  |
  •  |
  • END

Las exportaciones de productos pesqueros de Nicaragua alcanzaron en 2007 un valor total de 120 millones de dólares, lo que revela un crecimiento de un 4.2 por ciento por encima del producto del año precedente, lo cual fue logrado pese a que los precios de algunos productos marinos han bajado, sostiene el doctor Armando Segura, Presidente Ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de la Pesca (Capenic).

Segura informó que el crecimiento obtenido de la producción pesquera no está del todo mal, tomando en cuenta no sólo que los precios de las especies marinas, como el camarón y la langosta, están un poco bajos y que los costos de producción son altos, debido al crecimiento del valor de los carburantes, en especial del diesel.

El presidente ejecutivo de la Cámara asegura que pese a los precios un tanto bajos de los productos marinos, este sector es muy importante para la economía, por la incidencia que tiene para la balanza nacional, al aportar divisas al país y por el empleo que da en zonas generalmente muy pobres.

El doctor Segura señala que el valor del petróleo fue, al finalizar 2007, un factor tensionante del sector de la pesca, lo que elevó los costos un 40 por ciento más que en 2006.

El diesel representa alrededor de un 30 por ciento de los costos totales de operación de las flotas pesqueras, siendo el insumo más importante, pero en algunas actividades, como la pesca de arrastre, el valor del combustible llega hasta un 48 por ciento del total invertido en el trabajo del sector.

Sin embargo, la pesca se mantiene como una actividad muy importante al generar empleo en zonas muy alejadas, donde a la vez también la acuicultura también tiene importancia muy particular por lo intenso de la actividad generada.


Diversificarán especies
En ese sentido asegura que el sector está trabajando para diversificar la pesca y buscar especies que no estén sometidas a mucha presión y que se encuentran muy poco aprovechadas, como el camarón de profundidad, el langostino en el Pacífico, el calamar, variedades de escamas y de tipo pelágica.

La diversificación está realizándose en base a los resultados arrojados por un inventario e investigaciones nacionales, que determinaron que Nicaragua tiene recursos marítimos en abundancia, pero a la par están impulsando con mucho mayor interés la acuicultura, que Segura considera que es el futuro del crecimiento sostenido de este sector.

Segura afirma que con el incremento en los precios de los combustibles, nadie cree que vaya a volver a los niveles de hace unos cinco años, la acuicultura entonces representa alternativa con mayores costos iniciales, pero una mejor oportunidad por cuanto los recursos se manejan en ambiente controlado y el productor pueda estar monitoreando con mayor facilitad el crecimiento de las especies.

En la acuicultura el dueño controla enfermedades, tallas comerciales de conformidad con lo que demanda el mercado y no hay que estar gastando en la compra y operación de barcos, al tiempo que los cambios climáticos también están afectando el comportamiento de los recursos biológicos del mar, como el camarón que emigra hacia zonas más profundas cuando se calienta el mar.

Segura señala que en la acuicultura el costo de inversión es alto y hay diferentes modelos de cultivo, pero el mejor, en el caso de Nicaragua, es el semiintensivo, porque aunque requiere inversiones muy importantes en movimiento de tierras, infraestructura de cultivos, control de enfermedades, en el laboratorio que suministra las larvas se puede producir lo que el mercado internacional quiere.

Por otra parte, dijo que están buscando cómo entre el sector privado y el gobierno recuperar la pesca en el Atlántico Norte, que quedó sumamente golpeada por el huracán Felix, pero también quieren introducir la acuacultura en las distintas comunidades pesqueras.