Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

El sector ganadero nacional espera que las autoridades de gobierno logren con la visita del Ministro de Fomento, Industria y Comercio, MIFIC, Orlando Solórzano a Guatemala dar por fin una solución al ingreso de la carne y de los lácteos nicaragüenses a esa nación del norte centroamericano, donde se le ha estado poniendo distintas trabas a los productos originados en la ganadería de esta nación.

Onel Pérez, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Carne (CANICARNE), dijo que el problema que han tenido los exportadores locales de producto bovinos, al impedírseles el ingreso de sus productos a Guatemala, probablemente será solucionado la próxima semana.

“La gestión del ministro creo que tendrá resultados positivos, porque de su encuentro con su homólogo, el ministro de economía de Guatemala, dijo que miraba que estaba próxima la solución, uno de cuyos pasos es la certificación de los mataderos estará lista, que aunque fueron inspeccionados desde enero de este año, no se les había extendido la respectiva documentación”, consideró Pérez.

Dicen si, pero no

Por su parte, Wilmer Fernández, Presidente de la Cámara Nicaragüense de Lácteos, Canislac, expresó dudas sobre la solución, recordando que meses atrás ocurrió lo mismo, fue trabado el ingreso de la carne y de los lácteos nicaragüenses y prometieron solucionarlo, y no se obtuvo esa solución, porque las trabas se volvieron a activas.

Fernández dijo que la próxima semana el sector ganadero sostendrá una reunión con los ministros de Fomento, Orlando Solórzano y con el Agrícola Forestal, Ariel Bucardo para analizar el tema y “hasta ahora no sabemos si ya hubo una respuesta sobre el tema del acceso de nuestros productos”.

Entre tanto Ronald Blandón, gerente general de la Comisión Nacional Ganadera, Conagan, dijo que el problema que las autoridades de Guatemala dicen sí al ingreso de los productos ganaderos de Nicaragua, pero por cualquier razón les impiden ingresar, como cuando hace algunos meses dijeron que las fronteras estaban abiertas, pero previo análisis de la carne en las fronteras.