• |
  • |
  • END

La transparencia en la recaudación y en la ejecución de los recursos de los países es una necesidad para el desarrollo, de países pobres donde hay limitaciones en los servicios de educación, salud, vivienda, nutrición.

Según Hugo Noé Pinto, director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Ucefi) explicó que es necesario impulsar la idea de un “pacto fiscal” que permita una recaudación más eficiente y una ejecución del gasto más transparente.

“El pacto fiscal no hay que verlo como un aumento de impuestos que es como se interpreta algunas veces, sino que comprende todas las áreas de política fiscal no solo ampliar la base ya que la administración es bien importante esto quiere decir que debemos contar con instituciones administradoras eficientes honradas, donde no exista corrupción y para eso se deben hacer todos los mecanismos de profesionalización necesarios”, explicó el director de Icefi.

El pacto fiscal es un acuerdo político de largo plazo, como la constitución política que establece reformas institucionales y legales para garantizar una política fiscal amplia. “Si pudiéramos conceptualizar en pocas palabras quiere decir que el pacto fiscal diríamos que es el pacto de nación que buscamos, aplicado al presupuesto general de ingresos y egresos del gobierno”, destaca Pinto.

En este sentido destaca que el pacto fiscal es necesario impulsarlo en momentos de grandes cambios políticos, de grandes crisis económicas, o de grandes dificultades fiscales.

Pero no se trata solo de un concepto teórico, ya que Suecia en 1936 implementó un pacto de este tipo cuando por primera vez asumieron los socialistas, quienes combinaron las demandas sociales de los sindicatos con las demandas económicas empresariales.

También España hizo lo suyo en 1979 con los denominados Pactos de la Moncloa donde el gobierno se propuso enfrentar los desafíos fiscales de la transición democrática con la integración con Europa.