•  |
  •  |
  • END

Mientras el Gobierno no se enfoque en los “factores” que empujan el desarrollo humano, y haya “desinterés” de la clase política y empresarial, Nicaragua no podrá salir de la pobreza, así lo ven expertos en el tema.

El miércoles pasado, el representante del Fondo Monetario Internacional, FMI, en Nicaragua, Gabriel Di Bella, apuntó que los niveles de crecimiento económico del país no son suficientes para reducir rápidamente la pobreza extrema, a pesar del alto nivel de inversión que refleja la Nación.

En los últimos 20 años, según Di Bella, el país tiene un crecimiento per cápita anual del 0.8% y le tomará tres décadas para alcanzar el crecimiento per cápita anual de Centroamérica de los años 70, que en promedio era del 2%.

El sociólogo y economista Cirilo Otero, presidente del Centro de Iniciativas de Políticas Ambientales, CIPA, coincidió con el funcionario del Fondo, y advirtió que el problema es que no se está invirtiendo de cara al desarrollo humano.

“No se está invirtiendo en educación, en asistencia técnica, en infraestructura productiva ni en tecnología.

“En Nicaragua en los últimos 25 ó 30 años se ha empujado el sector Servicios, el comercio más relacionado con actividades económicas que no genera valor sino intercambios de recursos financieros”, planteó.

Una muestra

Un ejemplo de eso, de acuerdo con Otero, son las empresas dedicadas a telefonía celular, las que captan anualmente 600 millones de dólares en utilidades, aproximadamente la mitad del Presupuesto de la República, y una tercera parte de las exportaciones nacionales; es decir, es una ganancia espantosa que no incide en la economía nacional porque son movidas a sus países de origen”.

A eso añadió el hecho de que hay un atraso “fuerte” en las formas de producción y además también agregar el atraso en términos de democracia.

“Con el presidente Daniel Ortega ha habido un enorme retraso en términos institucionales, tecnológicos y no hay condiciones para invertir”, afirmó.

Por otro lado, “la clase empresarial no tiene interés, no arriesga su capital porque está pensando en ganancias a corto plazo, no tienen ni siquiera propuestas económicas que aporten al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

La clase política a lo que se dedica es a las prebendas, busca sus intereses de grupo, no el interés nacional”, destacó.

El economista Adolfo Acevedo, por su parte, subrayó que en primer lugar, lo que cabe hacer es exactamente lo que dice el representante del FMI, promover un debate nacional serio sobre estos asuntos y esto es algo que nunca se ha hecho.

Acevedo recordó que desde los años 90 no ha habido en Nicaragua un debate nacional “serio” al respecto.

“Se impuso una receta uniforme que el Premio Nobel, Joseph Stiglitz, catalogó como fundamentalismo de mercado, a través de la condicionalidad de los organismos financieros internacionales.

En tal sentido, como parte de un debate honesto, estos organismos deberían aceptar su responsabilidad por los resultados decepcionantes de las políticas que promovieron”, mencionó.

De acuerdo con datos oficiales actuales, los nicas pobres viven con menos de dos dólares al día y hasta 2008 el país ocupaba la posición 110 en el Índice de Desarrollo Humano.

La tasa de desempleo abierta era del 3.9%. y hasta hace dos años, la esperanza de vida era de 72 años a nivel local.

Hay que estudiar efectos

El director ejecutivo de la Agencia de Promoción de Inversiones de Nicaragua, ProNicaragua, Javier Chamorro, al ser consultado sobre las declaraciones del representante del FMI en Nicaragua, Gabriel Di Bella, indicó que sí se necesita un mayor crecimiento económico para salir de la pobreza y planteó que hay que estudiar a profundidad el tema.

“Cuando el representante del FMI habla de la inversión, está hablando en un sentido más amplio en la economía, la cual incluye no sólo la inversión extranjera sino también la inversión pública y privada a nivel local.

“Para lograr esto, efectivamente debemos estudiar a profundidad el efecto de las inversiones para determinar cómo incrementar su impacto”, comentó.

 Reiteró, “no estamos fallando porque vamos creciendo… de cualquier manera, lo que debemos hacer es identificar cómo lograr mayor impacto y crecimiento. 
Tenemos que generar inversión en sectores productivos que tenga un impacto mayor, que promueva una distribución más equitativa de la riqueza. Esto es válido tanto para la inversión pública, como para la privada local y extranjera”.