elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El mercado de trabajo en Estados Unidos registró uno de sus peores meses en junio, con 125.000 destrucciones netas de puestos, aunque de todas maneras la tasa de desempleo retrocedió para situarse en 9,5%, datos que añaden más pesimismo a una recuperación de la economía.

La economía estadounidense, que perdió más de ocho millones de empleos en dos años a causa de la recesión entre fines de 2007 y fines de 2009, parece alejarse de una reactivación económica que beneficie a los trabajadores. En junio, según las cifras publicadas por el departamento de Trabajo, se suprimieron 125.000 puestos laborales netos, algo inédito luego de cinco meses marcados por la creación de empleos.

La disminución de la tasa de desempleo podría ser una buena noticia, ya que se halla en 9,5% contra el 9,7% del mes precedente, su nivel más bajo desde julio de 2009, cuando los analistas preveían un alza del 9,8%, pero de todas maneras el futuro no parece muy alentador.

Esto se produce por una baja de la población activa, y especialmente por un número elevado de "trabajadores desalentados", aquellas personas que necesitan empleo pero que no buscaron este mes a causa de la falta de perspectivas de contratación.

"Se están creando empleos, pero si esto no se acelera rápidamente, la tasa de desempleo podría aumentar nuevamente", estimó el economista independiente Joel Naroff.

Obama mantiene optimismo
El presidente Barack Obama mantenía sin embargo cierto optimismo. "No se equivoquen: estamos yendo por la buena vía aunque no vamos lo suficientemente rápido para muchos estadounidenses. No avanzamos lo suficientemente rápido para mí tampoco", comentó. Obama puso énfasis en los "600.000 empelos" creados en el sector privado en el primer semestre de 2010. Pero éstos no compensan los 8,5 millones de empleos suprimidos entre 2008 y 2009.

En junio, el sector privado creó 83.000 empleos, más que en mayo (33.000), pero mucho menos que en abril (241.000), mes que auspiciaba una buena recuperación económica. "Las cifras nos dicen que la economía ingresó al segundo semestre con mucho ímpetu pero que terminó con muy poco", afirmó Nigel Gault, de IHS Global Insight, que prevé un enlentecimiento del crecimiento.

"El ritmo de la creación de empleos durante este periodo es casi igual al crecimiento de la población activa", afirmó Dean Baker del Center for Economic and Policy Research, mostrando su pesimismo ante la situación.

Las empresas estadounidenses se acostumbraron por la crisis a funcionar con menos empleados y ahora contratan con mucha prudencia. Obama, quien teme perder la mayoría demócrata en el Congreso luego de las elecciones legislativas de noviembre, aún no encontró la solución a este problema.

La amplitud del desempleo de larga duración sigue inquietando a los especialistas. "El tiempo promedio del desempleo llegó a un nuevo récord, con 25,2 semanas", subrayó Thomas Julien de Natixis. Unos 6,8 millones de desempleados, en un total de 14,6 millones, lo son de larga data (seis meses o más).