• |
  • |
  • END

La recolección del Impuesto sobre la Renta, IR, al mes de mayo es la de menor ritmo de crecimiento en los últimos 14 años y está muy por debajo de la proyección recaudatoria, que de acuerdo con la reforma tributaria aprobada en diciembre de 2009 debería alcanzar un 21 %por encima del año anterior, pero en los primeros cinco meses del año sólo había acumulado un 6.44 %.

Según la información disponible, dada a conocer por el economista Adolfo Acevedo Volg, las tasas de crecimiento de la recaudación del IR estuvieron en estos 14 años alrededor del 24 %, excepto en los años 2001 y 2009, ligados a crisis económicas, que bajaron a un 12 % anual.

De acuerdo con Acevedo, la pregunta no es sólo por qué el IR no alcanza la recaudación esperada, de acuerdo a las proyecciones de la reforma tributaria aprobada en diciembre de 2009, en ese sentido la promesa de que habría un fuerte incremento en la recaudación de ese impuesto no se ha cumplido y está creciendo muy por debajo de lo proyectado por el gobierno.

Supuestamente la reforma tributaria pretendía hacer menos regresiva la estructura impositiva del país, es decir menos injusta, pasando el peso mayor de la recolección desde los gravámenes indirectos hacia los directos, es decir del Impuesto al Valor Agregado a los selectivos de consumo, que castigan el consumo de las personas, hacia los ingresos de la renta personal.

Eso plantearía supuestamente de que el que gana más, que pague más, sin embargo no ha sido así en lo que va del año en materia del Impuesto sobre la Renta.

¿Eficiencia recaudatoria?

Sin embargo, de acuerdo a Acevedo, la recaudación global de impuestos viene creciendo a una tasa del 14.5 % en contra de una proyección oficial interanual de sólo 5.7 % -, gracias al excelente desempeño recaudatorio de aquellos impuestos que, de acuerdo a la proyección oficial, tendrían un crecimiento negativo, o crecerían menos del 1 % (el Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto Selectivo de Consumo.

El crecimiento recaudatorio global por encima de la proyección oficial, dice Acevedo, no se debe a una elevada eficiencia recolectora, sino a que las proyecciones de recaudación de impuestos han tendido a estar subvaluadas.

Señala Acevedo que el Banco Mundial, que en vez de usar el término proyecciones subvaluadas usa el término, más diplomático, de “consistentemente conservadoras”, considera que la presencia de sobre recaudaciones que superan de manera sistemática al monto proyectado, viene ocurriendo sistemáticamente desde hace muchos años y puede apuntar a “debilidades” en la proyección oficial de los ingresos fiscales.

Destaca el economista que si las proyecciones de ingresos tributarios no fueran tan “consistentemente conservadoras”, los ingresos del presupuesto serían mayores, y esto podría afectar hacia el alza el cálculo de los porcentajes constitucionalmente asignados a las universidades, las municipalidades y la CSJ.

El economista señala que un gobierno que desease aparecer como fiscalmente responsable ante el Fondo Monetario Internacional, evitaría que el cálculo de estas asignaciones se viese afectado por las asignaciones constitucionales y desearía aparecer sobre-cumpliendo las metas fiscales comprometidas con el Fondo, tendría el “incentivo” de elaborar proyecciones subvaluadas, o “consistentemente conservadoras”.