• |
  • |
  • END

Después de la aprobación de la nueva Ley Orgánica del Banco Central de Nicaragua, BCN, el presidente de la entidad financiera, Antenor Rosales Bolaños se mostró satisfecho y confiado en la legislación, tanto, que hoy pedirá al Subdirector Gerente del Fondo Monetario Internacional, FMI, Murillo Portugal, adelantar para la primera semana de agosto la visita a Nicaragua de la Misión Técnica del organismo financiero multilateral que revisará los términos del Programa Económico.

Rosales viajó ayer a Tegucigalpa, Honduras, para participar en el Encuentro del Consejo Monetario Centroamericano que aglutina a los presidentes de bancos centrales de la región, al que también asistirá el funcionario del FMI con el que sostendrá un encuentro bilateral.

La aprobación de una Ley Orgánica que le diera más autonomía al BCN, era parte de la agenda complementaria del Programa Económico con el Fondo Monetario; además de una reforma al sistema nacional del Seguro Social.

Respecto al tema del Seguro Social, Rosales señaló que también en agosto harán una proposición al gobierno para mantener a flote al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS y evitar su quiebra; sin embargo, no quiso adelantar detalles a lo que llamó “propuesta sobre la situación financiera del INSS y un planteamiento gubernamental de cómo vamos a lograr la sostenibilidad en el tiempo del Sistema de Pensiones”.

“Con el señor Murillo Portugal vamos a discutir le fecha exacta de la venida de la misión a Nicaragua, y cómo vamos ir resolviendo aquellos puntos de vista que todavía no coinciden tanto de la parte del Fondo como de Nicaragua, y la reactivación de las negociaciones para la cuarta y quinta revisión para la ampliación del servicio de crédito ampliado”, explicó Rosales.

Las deudas mutuas

Por otra parte, Rosales se refirió a las deudas mutuas entre el Gobierno y el Banco Central y señaló que tienen un año para “negociar” la forma de pago. Según el titular del BCN, “el Gobierno nos debe (a la entidad financiera) algo así como 25 mil ó 30 mil millones de córdobas”.

“Tenemos un año después de que se termine el año que establece esta Ley Orgánica para realizar la negociación del pago de esa deuda”, explicó Rosales. No obstante, recordó, el Banco Central también le debe al Gobierno y por tanto, la negociación será “una especie de conciliación de deudas”.

“Habrá que ver cuánto le debe el Gobierno al Banco Central y cuánto le debe el Banco Central al Gobierno y ver en cuánto podemos quedar”, señaló, tras aclarar que la mayoría de esa deuda gubernamental acumulada es a causa del pago de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis, emitidos para cubrir las quiebras bancarias durante el gobierno del Presidente Arnoldo Alemán Lacayo.

Rosales también se refirió a la situación financiera del país, y expresó que la inflación acumulada al 30 de junio es del 3.82% “ligeramente por encima de lo estimado, pero esperamos cerrar el año con un 7%”, enfatizó.