•  |
  •  |
  • END

Los vientos de recuperación económica llegaron, aunque tímidamente hasta el sector de las micros, pequeñas y medianas empresas, mipymes, que en los primeros seis meses del año reportó un crecimiento del 3.5% con relación al mismo período de 2009.

De acuerdo a Gilberto Alcócer, Presidente del Consejo Nicaragüense de las mipymes, dicho crecimiento se debió a la recuperación de los mercados internacionales tras la crisis económica mundial.

“La actividad económica de las pequeñas y medianas empresas concluyó el primer semestre del año con un aumento del 3.5% y se espera cerrar 2010 con un total de 5% de crecimiento”, detalló.

Este incremento representa una producción de divisas adicionales de 180 millones de dólares. Las artesanías, la agroindustria y el turismo fueron los rubros que influyeron de manera relevante en este crecimiento.

Para Alcocer, la inversión en el turismo durante el último trimestre de 2009 y los primeros tres meses de 2010, así como las formas innovadoras que los empresarios del turismo están implementando con el fin de atraer visitantes, incidieron en el mismo.

Explicó que el período enero-junio 2009 significó un ciclo negativo para el sector, en vista que la producción y comercialización de los productos nicaragüenses elaborados por mipymes disminuyó en 120 millones de dólares.

El representante de dicho sector económico dijo que genera un 45% del Producto Interno Bruto, PIB, nacional, y manifestó que este año esperan obtener un buen volumen de producción.

De igual forma expresó que los esfuerzos están encaminados a llegar a la producción de mercancías por los dos mil millones de dólares, igual que lo obtenido durante el 2008, antes que la crisis influyera en el dinamismo de las mipymes.

Según Alcócer, a pesar que la crisis afectó las principales actividades económicas a nivel internacional, la característica de adecuación de las mipymes fue determinante para que las mismas afrontaran la situación.

“La naturaleza de las mipymes les permite cambiar de rubro de trabajo con facilidad, lo que fue de gran importancia al momento de la crisis”, indicó.

Con el objetivo continuar impulsando el dinamismo en las mipymes, esta semana se está realizando un taller enfocado en las buenas prácticas de gestión empresarial, con la que se espera fortalecer a las empresas en la mejora de su desempeño ambiental conforme a los requisitos de los Tratados de Libre Comercio.

El taller se lleva a cabo con el apoyo técnico del Programa Regional Desarrollo Económico Sostenible en Centroamérica, Desca, ejecutado por la Cooperación Técnica Alemana-GTZ.

“Generar empresas más competitivas es todo un desafío, y para nosotros lo importante es transferir nuestras metodologías de trabajo para que las empresas puedan adaptar medidas que las lleven a ser más competitivas, sobre todo en estos momentos de globalización, acuerdos comerciales y la corriente mundial de proteger el medioambiente”, destacó Mauricio Chacón, representante del programa Desca.

Con la aplicación de buenas prácticas de gestión ambiental las empresas pueden obtener beneficios en su organización interna, promover el respeto al medioambiente y maximizar sus utilidades.