elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • EFE

El empresariado ha manifestado que espera que el Gobierno de Daniel Ortega logre extender hasta el año 2011 el acuerdo económico suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que se vence en octubre próximo.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri, señaló al Canal 12 que la extensión de ese programa, pactado en octubre de 2007, debería ser un tema de discusión entre el Gobierno sandinista y una delegación del FMI, que llegará mañana a Managua.

"Se tienen que lograr tres objetivos: lograr la cuarta y la quinta revisión, y de una sola vez se tiene, en esa reunión, (que) aprobar la extensión del programa para el año 2011", apuntó el dirigente empresarial. Según Aguerri, en esos tres temas se debería centrar el Gobierno sandinista con los delegados del FMI durante su visita en Managua. "Si somos capaces de llegar a ese directorio (en Washington) y lograr esos tres objetivos estaríamos dándole una señal positiva al país de cara a la estabilidad macroeconómica", agregó.

Mantener un acuerdo económico con ese organismo multilateral "es muy importante para Nicaragua", aseveró, por su lado, el titular de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), Róger Arteaga, en declaraciones a la televisión local.

"El Gobierno de Nicaragua debe de ser honesto con el FMI y presentarle las cifras correctas. Con el FMI no se puede jugar", agregó Arteaga, un ex funcionario del anterior Gobierno de Enrique Bolaños y crítico con el Ejecutivo. "Cualquier cosa que no le cuadre al FMI, ellos pueden vetar o poner una objeción al acuerdo que se tiene", advirtió el empresario, quien pidió prudencia al Gobierno de Ortega y "no dar cifras alegres".

Una misión del FMI llegará a Nicaragua mañana para hacer una revisión final del acuerdo económico financiero trianual con el gobierno de Ortega. El FMI suspendió a principios de mayo la cuarta revisión del programa suscrito con Nicaragua, que permitiría a Managua obtener un desembolso de 18 millones de dólares, de 118,5 millones que ha comprometido el organismo a este país.

Ese organismo canceló esa reunión de directorio con el gobierno de Nicaragua por "retrasos" en dos leyes y dudas sobre el alcance de un bono salarial para trabajadores del Estado. Los temas que causaron esa suspensión son uno referido a una ley que permite a miles de productores en mora renegociar sus deudas con las instituciones financieras y otro sobre la aprobación de una normativa para tarjetas de crédito. También por la entrega de un bono mensual de 25 dólares procedentes de la cooperación venezolana que el Gobierno sandinista da a unos 130.000 funcionarios con salarios menores a 260 dólares al mes. Ese bono salarial proviene de la cooperación venezolana que el Ejecutivo gestiona fuera del presupuesto.

La entidad financiera multilateral ha desembolsado a Nicaragua 18,6 millones de dólares en 2007, 28,9 millones de dólares en 2008, 35 millones de dólares en 2009, y tiene previsto desembolsar 36 millones de dólares en 2010, según cifras del Gobierno.