•  |
  •  |
  • END

Mientras se desarrolla “de a poquito” la Cuarta y Quinta revisión del Programa de Crédito Ampliado que el Gobierno de Nicaragua tiene con el Fondo Monetario Internacional, FMI, el Ejecutivo no descarta optar, una vez finalizadas ambas fases en octubre próximo, un nuevo programa con el Fondo con una duración de un año.

El presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales indicó que hay dos vías, tras el proceso en mención. “Una es la de ampliar el actual programa u optar por un nuevo programa por lo menos de un año…y pareciera ser que los elementos que puedan determinar qué es lo mejor para Nicaragua, podría conducir a que tuviésemos un nuevo programa por un año”, enfatizó el funcionario ayer a un canal de televisión.

De acuerdo con Rosales la diferencia entre uno y otro son los recursos a los que pueden tener acceso y los tiempos en el que pueden acceder a los mismos como país. Aparte de los compromisos que debe adquirir Nicaragua en ese contexto.

“Porque si se opta por un nuevo programa hay que revisar las bases del ya existente y ver que tipo de programa se propone”, planteó evitando ahondar en detalles al respecto. Aunque dijo que no necesariamente este implicará más recursos para Nicaragua, como los 108 millones de dólares que contempla el programa actual.

“Hay que recordar—agregó— que hay recursos del Fondo que son para balanza de pagos y otros que están determinados por la situación económica del país, en un momento determinado… pero con un nuevo programa se tendría la ventaja de acceder a los recursos en el año (en este caso 2011)”.

Otro elemento a considerar en ese sentido, es el indicador del déficit nacional ya que en período de elecciones éste tiende a aumentar más, de manera que el Gobierno tendría que establecer compromisos al respecto.

Cuarta y quinta revisión

Rosales destacó que de momento, en la cuarta y quinta revisión del actual programa, liderada por el jefe negociador de la misión del FMI, Gastón Gelós, están contemplando la discusión de la reforma presupuestaria de 2010 y la propuesta del Presupuesto General de la República de 2011.

“Ese es el corazón de la negociación (de ambas fases)”, resaltó. “La reforma presupuestaria es necesaria por varias razones: primero por la proyección de la recaudación resultado de la reforma tributaria, pues ahora estamos hablando al final del año de una sobre recaudación proyectada en unos 1,400 millones de córdobas”, explicó.

Por otro lado “tenemos que incorporar al Presupuesto lo vinculado a los ingresos que no estaban presupuestados, tales como los 10 millones de dólares que donó al país la Federación Rusa, hay que hacer un ajuste en la medida en que algunas entidades no hayan cumplido con el gasto previsto entre enero y el 31 de diciembre de 2010, tomando en cuenta el comportamiento que tienen hasta julio, entonces hay elementos que nos obligan a presentar la reforma presupuestaria”, expuso.

Aparte de eso está de por medio el comportamiento del déficit del país de cara al 2011. “Éste es un tema que va a requerir de mucha inteligencia, de mucha creatividad y de mucha explicación, tomando en cuenta que 2011 es un año electoral”, apuntó Rosales.

También comentó que en este mes de agosto el Gobierno de Nicaragua tiene el compromiso de presentar una propuesta sobre la posición financiera del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, que luego será sometida a consenso, en 2012 con el nuevo Gobierno y con todos los sectores del país, incluyendo a trabajadores y sector empresarial.

“Ahorita tendremos una negociación corta en está semana. Luego planteamos que vaya una delegación de Nicaragua (del Ministerio de Hacienda) a Washington para afinar los números en materia del Presupuesto de 2011, discutiríamos con los técnicos fiscales del FMI de cara a que septiembre próximo se produzca una visita de la misión del Fondo ya con el señor Gelós y firmar la carta de intención”, detalló.

Tras eso “se esperarían 30 días que es lo mínimo para hacer circular en los departamentos y Directorio del FMI los documentos del staff y ya en octubre próximo podamos estar en la mesa de Directorio cerrando el punto cuatro y cinco de la revisión”, especificó Rosales.

A las fases descritas están atados 36 millones de dólares, en términos de recursos financieros, y 43 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, que suman en total 79 millones de dólares.

“Al Fondo le preocupa qué pasará después con el bono, si no se incorpora en estos momentos al presupuesto, quién lo va a pagar, se va a convertir en salario o no, y dónde está la fuente de financiamiento”, agregó.

Economista: Nicaragua favorecida

El economista Mario Arana señaló que el gobierno debe reiterar su compromiso de mantener la estabilidad macroeconómica con el FMI en el marco de la Cuarta y Quinta revisión, con el fin de conseguir una ampliación del actual programa.

“Yo aspiraría a que se llegue a un entendimiento, es lo que más le conviene al país y que ambas partes tengan el diálogo necesario para asegurar la estabilidad macroeconómica y sobre todo un mensaje de compromiso con esa estabilidad”, refirió.

El experto recordó que en estas revisiones, el FMI evalúa las políticas económicas implementadas desde diciembre del año pasado hasta junio de este año.

Para Arana, Nicaragua se encuentra en una posición favorecida ante el Fondo, en vista de que, hasta el momento se han cumplido las metas cuantitativas establecidas en la Carta de Intención para este año.

“La parte macroeconómica, inclusive la agenda de reformas estructurales ha estado avanzando a buen ritmo y debería Nicaragua poder salvar cualquier tema con solvencia, debería de tener una buena calificación en términos de la Cuarta y Quinta revisión”, destacó Arana, al referirse a la nueva Ley Orgánica del Banco Central y la próxima propuesta sobre la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

¿Y el bono?

El presidente del BCN, Antenor Rosales, enfatizó una vez más, que más que hablar del bono Cristiano y Solidario con la misión del FMI, se analizará la política salarial del Estado. “No exactamente hay interés del FMI de que el bono se incorpore directamente al Presupuesto, el interés del Fondo está más vinculado a la política salarial del Estado”, reiteró.

Por otro lado “Lo más importante a mí manera de ver es que vamos a llegar a un punto en el cual Nicaragua va a mantener su decisión de otorgar el bono a los trabajadores y a la vez cumplir con otras medidas que nos permitirá decir que el elemento macro del compromiso con el FMI ha sido resuelto satisfactoriamente”, planteó el funcionario.