Máximo Rugama
  • ESTELÍ |
  • |
  • |
  • END

Cerca de trescientos pequeños y medianos productores de tres municipios del departamento de Estelí, recibieron capacitación para implementar mejores prácticas de cultivo, en el marco del Proyecto de Innovación Agrícola, Iica-Inta, Red Sicta y la Agencia de Suiza para el Desarrollo Cosude.

A través de este proyecto, los 260 productores, de tres municipios del departamento de Estelí, lograron capacitarse en la utilización de tecnologías alternativas, y realizar estudios de los suelos, a fin de implementar cultivos coherentes con la riqueza orgánica de los mismos en aras de obtener mayores rendimientos por manzana.

Con los estudios desarrollados con el apoyo de especialistas del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, los agricultores miembros de la Asociación de Trabajadores del Campo y de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios realizaron estudios sobre el contenido de nutrientes de los suelos de diferentes municipios.

El proyecto llevó a los productores a implementar nuevas prácticas de cultivo. Los rendimientos obtenidos son de 19 quintales por manzana, cuando en tradicional los promedios oscilan entre 12 y 16 quintales como máximo.

Algo importante de esta iniciativa es que los productores agregaron los costos del trabajo familiar a todo el proceso productivo.

Esto quiere decir que todos los miembros de la familia se integraron a las labores productivas para garantizar la buena preparación de los suelos, la siembra y la limpieza de los plantíos.

También colaboraron efectivamente en el secado y selección del grano a fin de obtener mejores precios en el mercado.

El proyecto permitió fomentar canales seguros de comercialización, así como fortalecer los niveles de organización comunitario y de forma colectiva gestionar las herramientas, fertilizantes, semillas y asesoría técnica, mismo que garantiza el proyecto.

Este proyecto tiene presencia en la Cooperativa Tomabú (La Trinidad), Cooperativa los Pinos Estelí, Cooperativa Alberto Rayo de San Nicolás, cuyos miembros recibieron capacitación, liderazgo, desarrollo empresarial y en redes de comercialización alternativa, como parte del comercio
comunitario, justo y de calidad.