•  |
  •  |
  • END

Una misión público y privada de Nicaragua, que viajó el lunes a Panamá, acordaron ayer con autoridades panameñas agilizar los mecanismos para destrabar el acceso de la carne nicaragüense al mercado de ese país canalero.

La misión fue encabezada por el Ministro nicaragüense de fomento Orlando Solórzano, el gerente general del Centro de Exportaciones e Inversiones, CEI, de Nicaragua, Roberto Brenes, el presidente del matadero San Martín, Alfredo Marín y gerente general de Lafise Agropecuaria, Enrique Zamora, entre otros, quienes conversaron con el ministro de Comercio de Panamá, Roberto Henríquez.

Las conversaciones giraron sobre la necesidad de incrementar el intercambio comercial de bienes y servicios y fundamentalmente de cómo destrabar el ingreso de la carne bovina de Nicaragua a Panamá.

El acceso de la carne bovina nicaragüense al mercado canalero ha estado afectado por el mecanismo de la subasta, que las autoridades panameñas de comercio exterior impusieron a los exportadores nicaragüenses al no haber quedado muy claro qué procedimientos serían usados para colocar el alimento en aquel país.

Los empresarios nicaragüenses, sin embargo, consideran poco adecuado ese procedimiento que al final afecta los precios de los envíos de la carne de res de Nicaragua, en tanto que, de acuerdo con Onel Pérez, Presidente de la Cámara Nicaragüense de la Carne, Canicarne, la fórmula para colocar la mercancía en la capital panameña debería ser el de “primero en tiempo, primero en derecho”.

Nicaragua debería estar vendiendo en Panamá 50 mil toneladas de carne anuales, según lo pactado en el tratado de libre comercio entre los dos países, pero los panameños impusieron el mecanismo de subasta que atrasa al primero que envía su propuesta, que coloca el producto en aquella nación.

Mecanismo poco transparente
El presidente de Canicarne sostiene que el mecanismo de subasta, no es apropiado porque además no es transparente y no se presta para el tipo de carne que envía Nicaragua, dentro del cual hay alrededor de 25 cortes distintos y diferentes a partidas arancelarias.

El acuerdo de libre comercio entre Panamá y Nicaragua tiene vigencia desde el primero de enero de 2009, y pese a ello y de acuerdo con cifras del CEI, antes de lograr suscribir el tratado, los exportadores nicaragüenses habían logrado colocar en el mercado canalero, carne por unos cuatro millones de dólares, mientras que desde hace año y medio no se ha logrado exportar nada.

Según información obtenida por EL NUEVO DIARIO, lo que se consiguió en las conversaciones fue acordar que el tema de las exportaciones se destrabará a corto plazo, a más tardar en un mes, período dentro del cual se discutirá sobre el mecanismo para facilitar la comercialización de la carne.

Al respecto el Ministerio de Comercio de Panamá mandará la próxima semana a sus pares en Nicaragua, la propuesta de un mecanismo para tratar de normalizar el tema del comercio de la carne.

Recientemente los panameños presentaron una propuesta de triplicar las subastas y realizar tres en vez de una, con el fin de que haya un mayor número de personas con la oportunidad de participar.

Sin embargo, Ronald Blandón, Gerente General de la Comisión Ganadera de Nicaragua, expresó que esta propuesta todavía queda chica a las aspiraciones nicaragüenses, por lo que todavía se encuentran manteniendo conversaciones con los panameños con el fin de lograr una comercialización abierta.

Blandón detalló que en la actualidad el mercado panameño representaría alrededor de cuatro millones de dólares para las exportaciones de productos cárnicos, ya que piden únicamente vísceras y cortes selectos, sin embargo Panamá tiene un gran potencial.