•  |
  •  |
  • END

El Banco Centroamericano de Integración Económica pretende elevar el impacto de su trabajo para ayudar a las naciones del istmo a cumplir con el desarrollo regional, con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a través de su estrategia institucional 2010-2014, denominada, “Competitividad con Integración y Desarrollo Social”.

La nueva estrategia fue lanzada ayer en Tegucigalpa, capital de Honduras, por el doctor Nick Rischbieth, Presidente ejecutivo del BCIE en Tegucigalpa, sede central del organismo financiero centroamericano, que este año cumple cinco décadas de trabajo en la región.

En su nueva estrategia, el banco definió como su visión, continuar consolidándose como “el socio estratégico para la mejora de la calidad de vida de los centroamericanos, a través del desarrollo sostenible del territorio y de sus recursos”.

El presidente ejecutivo de la institución multilateral centroamericana planteó que “éste es un hito en la vida institucional del BCIE, cuya nueva estrategia marca el regreso de la institución a sus raíces, como el principal socio del desarrollo económico y social equilibrado y la integración de las naciones centroamericanas”.

Agregó el alto funcionario que “al mismo tiempo, el BCIE está aplicando con esta estrategia lo solicitado por la Asamblea de Gobernadores del Banco, que se reunió en abril pasado en Managua, Nicaragua, de acelerar el desarrollo de la región.

La demanda fue enfatizada en la declaración conjunta y en el plan de acción de la cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, durante el relanzamiento del proceso de integración centroamericana, en San Salvador, en julio.

Gran flujo de recursos
De acuerdo con el doctor Rischbieth, el BCIE canalizará más de cinco mil millones de dólares a toda la región, enfocándose especialmente en el desarrollo social, la competitividad y la integración centroamericana, dentro de un marco de sostenibilidad ambiental.

Los recursos en los próximos cinco años estarán focalizados a destinos previamente determinados por la estrategia como áreas prioritarias. Estos destinos son: infraestructura social, infraestructura productiva, energía, agricultura y desarrollo rural, finanzas para el desarrollo, y servicios e industrias para la competitividad.

El eje del desarrollo social fue concebido para incidir en el desarrollo económico equilibrado de la región, y se constituye, además, en el principal medio con el cual el BCIE contribuirá a que las naciones del área puedan cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, definidos por Naciones Unidas para todo el globo.

Estos ocho objetivos son: erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/Sida, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Competitividad
En materia de competitividad, el BCIE apoyará en el tema de la productividad y apuntará al desarrollo sostenible en Centroamérica, incidiendo en infraestructura de facilitación como de instituciones, de capital humano y de niveles adecuados de inversión que la desarrollen. La competitividad es un tema prioritario de la agenda centroamericana, en especial para aprovechar la apertura e integración comercial y favorecer el desarrollo de los centroamericanos.

El BCIE apoyará a su vez la integración centroamericana, objetivo que se fijó desde 1960, como un medio para incrementar la competitividad, crear economías de escala, mejorar la productividad y la complementariedad industrial, así como propiciar una adecuada inserción en el mercado internacional.

Según la información, para cumplir con esos objetivos la institución multilateral centroamericana invertirá en las redes viales, puertos y aeropuertos, el mercado común de energía, ayudará a articular las bolsas de valores y la intermediación financiera, para fomentar la producción comercial intrarregional, entre otros.