•  |
  •  |

La economía venezolana se contrajo un 3.5% en el primer semestre de 2010, arrastrada por la caída del sector petrolero, la crisis eléctrica y la falta de insumos importados para la producción, informó hoy el Banco Central de Venezuela (BCV-emisor).

El resultado económico del semestre fue consecuencia de la caída en un 5.2% del producto interno bruto, PIB, en el primer trimestre y en un 1.9% en el segundo trimestre, señaló el emisor en un nota de prensa.

El emisor precisó que la actividad económica en el segundo trimestre “estuvo determinada por las disminuciones del 2.0% en el valor agregado de las actividades petroleras, y del 1.7% en la no petrolera”, respecto a igual período del año anterior.

La caída en el sector petrolero obedeció “a la menor producción de crudo”, lo que, señaló el BCV, “fue atenuado por el crecimiento en la elaboración de productos refinados para satisfacer la mayor demanda del mercado interno”.

Ese aumento en la demanda interna estuvo “relacionado con el uso de plantas termoeléctricas para la generación de energía”, en el marco de la crisis que azota al sector desde el año pasado, que obligó al Gobierno a declarar la emergencia eléctrica entre febrero y junio pasado.

Venezuela producía hasta junio pasado 2.9 millones de barriles diarios de crudo, de acuerdo con datos de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), y aspira incrementar en 100,000 barriles su bombeo este año.

En el comportamiento a la baja del sector no petrolero incidió “la menor disponibilidad de insumos de origen importado” para la manufactura y servicios, “el plan de ahorro energético, y la disminución de la demanda agregada interna”.