elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Delegados de los ministerios de Economía de los países de Centroamérica iniciaron hoy en San Salvador un cónclave destinado a eliminar obstáculos al comercio antes de que se alcance la demorada meta de la Unión Aduanera.

En la búsqueda de "facilitar" el comercio entre los países del istmo los delegados debatirán toda la semana en tres mesas de trabajo, integradas por los directores de aduanas, directores de integración y directores de tratados comerciales, dijo el director de política comercial salvadoreño, Carlos Moreno.

Lo que se pretende es "evitar cualquier tipo de trabas y obstáculos" en el transporte de mercaderías por las fronteras con el "propósito explícito" de favorecer a las pequeñas y medianas empresas que orientan su producción al mercado local y regional, explicó Moreno.

En estas reuniones, según el funcionario salvadoreño, se espera tener "avances importantes" sobre la reglamentación de procedimientos aduaneros.

Los países coinciden en la necesidad de eliminar los "obstáculos técnicos al comercio" que pasa por armonizar medidas sanitarias, fitosanitarias y hacer más "expeditos" los procedimientos aduaneros.

Moreno mencionó que en la actualidad cada país tiene su propio sistema de registro de productos, por lo que si una empresa desea exportar tiene que volver a pasar por lentos trámites que son iguales o "más díficiles de cumplir". "Para facilitar el comercio se están armonizando requisitos y los procedimientos (...) de tal forma que no se tenga que incurrir en los tiempos dobles o triples dependiendo de los países", enfatizó Moreno.

La unión aduanera es una meta que los países centroamericanos tienen desde hace casi cincuenta años, que por pugnas entre cúpulas económicas y gobiernos no ha logrado alcanzar. "La unión aduanera es un anhelo que requiere de una serie de condiciones que en Centroamérica no se han cumplido y que es muy díficil que se cumplan en el corto plazo", debido a que no existen instituciones "supranacionales" que regulen el proceso de integración, afirmó Moreno.

Ante la dificultad de llegar a la unión aduanera en un corto plazo, según Moreno, los países centroamericanos apuestan a una posición "más modesta o intermedia" que se conoce como "libre circulación de mercaderías".

Mediante esa iniciativa se pretende "simplificar" los trámites para que un producto que se importa y que llega a cualquier puerto o aeropuerto pueda transportarse a otros países "sin tener que hacer trámites adicionales y sin tener que pagar impuestos dos veces cada vez que pasa una frontera".

El comercio intrarregional en 2009, según estadísticas de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana, alcanzó 5.234,7 millones de dólares (26,56%), mientras que al resto del mundo el istmo exportó 14.475 millones (73,44%).