•  |
  •  |
  • END

Si la tendencia se mantiene, Nicaragua podría lograr en algunos años su total autoabastecimiento de arroz, tomando en cuenta que se calcula que para este año la producción arrocera pasará de los cinco millones de quintales, a menos de un millón de los seis millones de quintales que consumen los nicaragüenses.

Los datos fueron dados a conocer por el Ministro Agrícola Forestal, Ariel Bucardo al evaluar el comportamiento del sector arrocero, en el contexto de las siembras totales de granos básicos en el país, cuya meta de siembra para el corriente año es de un millón de manzanas.

Al respecto, el ministro Bucardo indicó que las proyecciones de siembra hechas por los funcionarios estatales en la gramínea son de 55 mil manzanas; sin embargo, reportes de los productores del grano indican que ya se han alcanzado hasta 65 mil manzanas sembradas de arroz secano, a las que las intensas lluvias les benefician.

De hecho, con el incremento de las siembras, los productores esperan sacar más de cinco millones de quintales del alimento blanco durante el ciclo 2010-2011, logrando el incremento de unos 700 mil quintales adicionales, lo que va acercando a la meta acariciada de lograr el autobastecimiento nacional de arroz.

Las cifras fueron confirmadas por Bucardo, quien en días pasados se reunió con los productores de arroz para analizar el desarrollo de la producción del grano, sino que también el manejo de plagas, enfermedades del cultivo, el contrabando y la industrialización.

Bucardo expresó que el crecimiento de la producción arrocera ha sido sumamente importante, por cuanto en el 2007, sólo se producían 2.5 millones de quintales del alimento y actualmente se está pasando de los cinco millones de quintales producidos. El consumo nacional se calcula en seis millones de quintales anuales.

El funcionario manifestó que a nivel general el año cosechero 20010-2011 será bueno; sin embargo, las abundantes lluvias han afectado los caminos de penetración en distintas zonas productivas, y en cierta medida a las siembras de frijoles, por lo que urge repararlos para sacar la producción de alimentos.

Pérdidas son mínimas

Expresó que las pérdidas producidas por las lluvias en los productos de alimentación, fundamentalmente en los frijoles, son de aproximadamente un 20% en el período de primera, lo que sería mínimo en comparación con lo que Bucardo considera serán los resultados totales en todo el país, a lo largo del año agrícola.

Según el ministro, ya hay más de medio millón de manzanas sembradas de distintos granos básicos, y señaló que de ellas, los frijoles de primera son los que resultaron más afectados por las precipitaciones del actual período invernal.

En total, las afectaciones a las siembras de granos básicos provocadas por el exceso de lluvia, no constituye el riesgo de desabastecimiento porque sólo representa un 5% del total sembrado en áreas de maíz, frijoles, sorgo y arroz, es decir, unas 23 mil manzanas afectadas.

Los daños se concentraron en Chinandega, Granada, Chichigalpa y Posoltega, Madriz, Estelí, León y en la zona seca de Boaco, como en Santa Lucía, donde las pérdidas en frijoles alcanzaron el 50% por exceso de humedad, a la vez que aseguró que en el resto del país habrá suficientes frijoles para abastecer al mercado nacional y para exportar.

En el período de primera, a nivel general, fueron sembradas 105 mil manzanas de frijoles tanto rojo como negro, con lo que se ha alcanzado el 30% de la meta que es de 394 mil manzanas.

De acuerdo a Bucardo se ha alcanzado, en el caso del maíz, el 50% de la meta de siembra, que de acuerdo al plan gubernamental es de 540 mil manzanas y el área sembrada es 272 mil 270 manzanas.