•  |
  •  |
  • END

El acuerdo de la Comisión Nacional de la Industria Panificadora con el Ministerio de Fomento y el Instituto Nicaragüense de la Pequeña y Mediana Empresa permitirá que la libra de pan de 12 unidades no sea mayor a los catorce córdobas con 50 centavos, determinó una información dada por directivos de esa organización.

De hecho el precio de la libra de pan aumentó, según el acuerdo un 7.40 por ciento a los 14.50 córdobas en la panadería.

El acuerdo, logrado después de varias reuniones entre los panificadores, el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, y el Instituto Nicaragüense de Apoyo a la Pequeña y Mediana Empresa, Inpyme, desconoce otro planteamiento de elevar el precio hasta los 20 córdobas por libra, acordado por otro grupo de panaderos.

El precio de la unidad del pan no sobrepasará los 1.45 córdobas comprado fuera de la panadería, según el acuerdo que tomó en cuenta el análisis de la estructura de costos de la industria panificadora y el aumento de los precios de la materia prima, evitando perjudicar al consumidor con un incremento excesivo, valorando el bajo poder adquisitivo de la población.

Según Raúl Meza, Presidente de la Cooperativa de Panificadores de Managua, Copam, prácticamente los 14.50 córdobas se redondearían a 15 córdobas por libra, que es un precio muy bajo, porque realmente el producto debería estar en al menos 17 córdobas por libra.

Agregó que de esta fecha al mes de marzo, el quintal de harina, que por ahora cuesta 685 córdobas, se ofrecerá en mil 350 córdobas, porque se tiene previsto que sufra al menos tres incrementos de 200 córdobas cada uno de aquí a marzo.

Meza explicó que los harineros aducen el alto precio que tiene el trigo en el mercado internacional, que pasó de unos 400 dólares la tonelada a más de 800 dólares, lo que ha provocado las alzas continuas en la harina.

Amortiguar impacto
Orlando Solórzano, Ministro del Mific, dijo en una conferencia de prensa brindada la semana pasada, que están trabajando en varias alternativas para tratar de amortiguar el impacto de las alzas en la materia prima de la industria panificadora, para tratar de evitar mayores alzas en el pan.

Entre otras alternativas mencionó la posibilidad de que los panificadores compren harina en algún país de Centroamérica, para ver si es posible que la encuentren más barata.

Mencionó, además, la próxima llegada de una donación de harina de Italia, valorada en medio millón de dólares, la que será utilizada por la industria panificadora.

Asimismo, se está manejando la posibilidad de importar trigo y maquilarlo en las empresas harineras locales.

Solórzano dijo que ya les planteó a los representantes de las harineras la posibilidad de maquilar el trigo, y le respondieron que están anuentes a hacerlo.

Meza dijo que a la harina que llegará de Italia se le pondrá precio, y el dinero será utilizado para la compra de otros insumos que utiliza la industria panificadora.

En el caso de la posibilidad de maquilar trigo, dijo que eso dependerá de los costos que conlleve procesar el producto, porque hasta el momento no tienen idea de si esto ayudaría a disminuir el valor de la harina.

Recordó que desde los últimos meses del año pasado se eliminó el arancel a la importación de harina, y se está buscando a quién comprarle en la región, para tratar de encontrar precios más favorables que los que ofrece el mercado local.

Mencionó además que los pequeños industriales están exonerados de los impuestos para producir, lo que incluye a los carros repartidores, para que puedan competir con otras empresas.

Solórzano indicó que vendrá financiamiento para los panificadores, por medio de proyectos del programa para las pequeñas y medianas empresas, Promipyme.

Dijo que se está buscando cómo combinar el programa Usura Cero para otorgar financiamiento a los micronegocios, con el fin de potenciar a los microempresarios.

El ministro dijo que están trabajando en la ampliación de las listas de exenciones para una serie de insumos que utilizan los pequeños productores, para amortiguar el impacto que están enfrentando por el aumento de los costos de producción.