•  |
  •  |
  • END

El poder adquisitivo de la clase media nicaragüense avanza a paso lento. Según los datos de la última encuesta del Fondo Internacional para el Desafío Económico Global, Fideg, este sector de la población se encuentra en un período de crecimiento económico rezagado con relación a sus requerimientos de bienes y servicios.

La información refleja que las personas que están dentro de la población pobre, están obteniendo un porcentaje, relativamente más alto de poder adquisitivo que aquellas que se ubican en la clase media.

De acuerdo al cuadro de desigualdad de la encuesta, correspondiente a la distribución del consumo por quintiles en Nicaragua, de 2005 a 2009, los estratos más bajos de la ciudadanía ubicados en el quintil uno y dos, registran un incremento en su poder adquisitivo.

En detalle, los datos refieren que durante los últimos cuatro años, estos dos estratos sociales del rango de pobreza han adquirido 1.9 puntos porcentuales más para la utilización de los recursos en el consumo privado, mientras que los estratos de la clase media crecieron 1.5 puntos porcentuales para el mismo fin.

Para el economista Alejandro Martínez Cuenca, Presidente de Fideg, la explicación de la ventaja de 0.4 puntos porcentuales de los quintiles más bajos corresponde al tipo de necesidad de las personas en estado de pobreza que tienen que llenar.

“El que está en desempleo sale a la calle a buscar un trabajo aunque sea en el sector informal y de una u otra forma obtiene un ingreso real, lo que le da el poder adquisitivo que antes no gozaba, mientras que las personas de la clase media buscan un empleo más estable y en correspondencia a ciertas características de profesión, por lo que no avanzan al mismo ritmo que los primeros”, indicó.

Factores estructurales de la pobreza
El especialista comentó que el Gobierno debe trabajar para romper con los aspectos estructurales de la pobreza, porque a todo país le conviene tener una clase media ya que ésta en muchos casos se convierte en generadora de empleos a través de las pequeñas y medianas empresas, Pymes.

Añadió que se debe trabajar en garantizar el acceso de la educación a la población, pero también en mejorar la calidad de la misma. A la vez, mencionó la relevancia de invertir en la ampliación de la infraestructura y creación de puestos de trabajos estables.

“Es necesario que en el país exista un clima adecuado para atraer la inversión y la apertura de negocios y ese es un papel que le toca al Gobierno para despolarizar el país”, expresó.

Según Martínez Cuenca, el Gobierno debe realizar todos los esfuerzos necesarios con el fin de conseguir los 344 millones de dólares que requiere para sacar a las personas de la pobreza general, por medio de la adopción de un compromiso de nación que lleve a la creación de puestos de trabajo estables.

Asimismo, con el objetivo de promover la reducción de la pobreza, recomendó una revisión a la política fiscal, modificar el esquema de tributación y reajustar la lista de exoneraciones.

“Es importante que se busquen mecanismo para que las personas que viven con un promedio de 20 córdobas al día, logren ubicarse dentro del rango de los 40 córdobas diario para ya no ser catalogados como pobre”, culminó.