•  |
  •  |
  • END

La reforma fiscal que está preparando el gobierno no debe tener el objetivo final de incrementar las recaudaciones, sino buscar cómo incentivar de una mejor manera la inversión en Nicaragua y eliminar los sesgos anti exportadores, aseguró Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN.

Luego de una reunión que sostuvo ayer con los directivos de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, Rosales afirmó que no es creando nuevos impuestos lo que permitirá tener un mejor nivel de gastos.

El funcionario expresó que la reforma, que según diputados de la Asamblea Nacional debería estar presentada al Parlamento entre abril y mayo, debería ser un instrumento fundamental de la distribución de la riqueza, pero incentivando la inversión y la generación de empleo.

“También hemos coincidido en que una reforma tributaria debe contar con un consenso y el gobierno invitará a todos los sectores; económico, productivo, financiero, social y laboral, para discutir, escuchar sus opiniones, para consensuar una propuesta que goce del respaldo nacional y que pueda tener los objetivos al final de su aplicación, que se han planteado en la legislación”, expresó.

Hasta el momento ningún funcionario de gobierno ha querido brindar detalles del proyecto de reforma fiscal y únicamente se han limitado a señalar que beneficiará a los trabajadores asalariados, porque aumentará el techo de exoneración salarial de 50 mil a 100 mil córdobas al año para pagar el Impuesto sobre la Renta, IR.

Los funcionarios de gobierno no se han pronunciado si eliminarán las exoneraciones a algunos sectores, un punto muy criticado por economistas independientes, que consideran excesivo el monto de más de 250 millones de dólares que anualmente deja de percibir el estado por dichos beneficios a sectores privilegiados.

Rosales dijo que “estamos convencidos que una reforma tributaria debe perseguir cómo incentivar de la mejor manera la inversión en Nicaragua, cómo seguir eliminando los sesgos anti exportadores que existen en el país y que debería ser un instrumento fundamental de distribución de la riqueza, pero incentivando la inversión y el empleo”.

Falta reglamentar Banco de Fomento
En sus declaraciones, el presidente del BCN también se refirió al Banco de Fomento de la Producción, cuya ley fue aprobada en la Asamblea Nacional, pero que aún no está operando porque falta la reglamentación para que comience a funcionar.

Aseguró que falta que el Consejo Directivo de la Superintendencia de Bancos dicte la normativa que la misma ley exige para la operación de dicho banco y esperar que se obtengan los resultados esperados; que no sea una institución que tenga un nombre ni que se usen los recursos como en experiencias pasadas.

Rosales manifestó que el Banco de Fomento debe servir para que los pequeños y medianos productores puedan sentir que existe preocupación de parte de todos los nicaragüenses para encontrar mecanismos que permitan el financiamiento a la producción en cualquiera de las esferas, para seguir desarrollando la capacidad productiva del país, que es el único camino para elevar el bienestar material de la población.

El representante del BCN se refirió además a la llegada de la misión del FMI el próximo 25 de febrero, con la que se discutirán los temas de la tasa de inflación y crecimiento estimadas por el gobierno para el año 2008.

Al preguntársele sobre si la propuesta de incrementar los salarios de varios sectores con parte de los recursos que resulten de la renegociación de la deuda de los Cenis no cuenta con el aval del FMI, Rosales dijo que lo importante no es a qué se opone el organismo internacional, sino en qué estamos de acuerdo los nicaragüenses en el tema salarial, tomando en cuenta a trabajadores, a empleadores y al gobierno.

“Si lo que pensamos goza de un alto consenso, podremos tener la capacidad para discutir con el FMI cualquier tipo de planteamiento, que es el llamado que siempre hemos hecho alrededor de este proceso con el FMI”, expresó.

Añadió que en la medida en que los nicaragüenses tengamos el respaldo de los medios de comunicación, de la sociedad, de productores, de empresarios y de toda la sociedad, en esa medida vamos a contar con la fuerza suficiente para plantearle al FMI lo que más le conviene a Nicaragua.

“Con el apoyo de todos nosotros (los nicaragüenses), vamos a fortalecer la posición de Nicaragua como gobierno, como Estado, para discutir con los organismos internacionales”, puntualizó el presidente del BCN.