•  |
  •  |
  • END

La presión inflacionaria es el principal problema que tiene que resolver el gobierno en este año, porque afecta no sólo el salario real de los trabajadores, sino también otros aspectos, como la atracción de inversiones, expresó Mario Arana, Director Ejecutivo de la Fundación Nicaragüense de Desarrollo, Funides.

Luego de hacer una exposición ante la directiva de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadin, el también ex ministro de Hacienda dijo que han analizado el problema de la inflación y si bien una parte importante es importada, porque se origina en el alza de los precios del petróleo y los alimentos, hay un componente interno “que hay que escudriñarlo bien, y el país debe pensar en acciones de políticas que puedan ponerse en práctica para lidiar con este problema”.

La inflación acumulada en 2007 cerró con una tasa del 16.8 por ciento, la más alta de América Latina después de Venezuela, y una de las mayores en los últimos años.

El representante de Funides dijo que el problema de la inflación afecta tres cosas: el salario real de los nicaragüenses, las exportaciones --que pueden perder competitividad-- y la inversión --que también se puede perder--.

“Lo que hemos observado es que la inflación de Nicaragua tiene un componente que tiene que ver con los alimentos, que es muy propio del país, y la forma en cómo se resuelve es produciendo más y asegurando la semilla para los granos y las condiciones para producir más alimentos”, apuntó.

Recomendó el estar preparados para hacer algo por el lado de la demanda agregada, porque se puede observar que la inflación en Nicaragua tiene unos componentes internos cuando se contrasta con Centroamérica y se tratan de equiparar los impactos, porque no sólo el factor climático elevó la inflación.

“Yo diría que si lidiamos con ese problema lo suficientemente bien y a tiempo, vamos a poder ofrecer condiciones óptimas para la economía en un contexto adverso, como es el mercado internacional”, indicó.


Mejorar clima para inversión
El ex ministro de Hacienda señaló que se debe trabajar fuerte en mejorar el clima para atraer inversiones, en momentos en que existe una amenaza de ser impactados por una posible recesión o desaceleración en la economía de Estados Unidos.

Arana afirmó que de ocurrir la recesión o desaceleración de Estados Unidos, podría impactar en las exportaciones del país hasta en un punto del Producto Interno Bruto, PIB, por lo cual, considera que por el lado de la inversión se puede compensar cualquier impacto que haya en las ventas al exterior.

“Va a ser importante lo que suceda con la inversión pública, pero también la privada, nacional, regional y extranjera”, añadió.

Dijo que se debe buscar el mejor clima de negocios en el país, para que no perdamos las oportunidades que significa tener una región más integrada y que Nicaragua siendo parte importante de ella, los Tratados de Libre Comercio con varios países y la negociación actual favorable con la Unión Europea, lo convierten en una plataforma atractiva para la inversión.

“Esa coyuntura hay que aprovecharla de sobremanera, y no escatimar esfuerzos en lograr el mejor clima de negocios en el país para que la inversión fluya positivamente”.

Arana manifestó que la inversión extranjera directa este año tuvo prácticamente el mismo nivel del año anterior, pero también estamos por debajo del resto de la región y lo hemos estado por muchos años, por lo cual, debe trabajarse en aumentarla.

Cifras de economistas independientes indican que Nicaragua recibió unos 280 millones de dólares en inversión extranjera en 2007, dos millones menos que en el año anterior.