•  |
  •  |
  • END

Cafetaleros de distintas partes del país llegaron a eso del mediodía de ayer a la Asamblea Nacional con una iniciativa poco usual: demandar la creación de una ley que prohíba la siembra de café robusta en Nicaragua, afirmando que deteriorará la imagen de alta calidad del café nicaragüense, calificado entre las variedades de “arábigos otros suaves”.

La manifestación fue convocada por directivos del Consejo Nacional del Café, Conacafé, quienes afirman haber concentrado a unos tres mil 500 productores descontentos con la siembra de al menos 700 manzanas del arbusto, pero de la variedad robusta.

Los tipos de café Robusta están adaptados a tierras bajas, cálidas y húmedas de Indonesia, Ceilán, la India, naciones africanas, además es sembrado en Brasil y Vietnam, normalmente por debajo de los mil metros de altitud, en tanto que es más resistente a ciertas variedades de la roya del cafeto, por lo cual algunos expertos sostienen que el costo de cultivo es mucho menor que los de la variedades “arábigas”.

Sin embargo, la calidad de grano de café robusta, de acuerdo a los conocedores, es inferior a la del grano de las variedades arábigas, con la desventaja adicional de ser extremadamente variable de una planta obtenida por semilla a otra. Los granos de robusta se usan generalmente como base para café instantáneo.

De hecho, la introducción del cultivo de unas 700 manzanas de café de la variedad robusta, provocó una discusión entre diversos sectores de cafetaleros, entre defensores del cultivo en Nicaragua de esa variedad y los que se oponen a la siembra de robusta.

Dirigentes de Conacafé, dijeron que el café robusta es extraño a Nicaragua y que por ser inferior, afectará los esfuerzos que se han realizado por posicionar la imagen del país en el mercado mundial de tener un grano de alta calidad, lo que afirman revela una cultura y un largo proceso inversionista en 150 años de historia del sector en la Nación.

Según un productor de Managua, Carlos Cuadra, los precios de café arábigo andan en el mercado mundial, aproximadamente en unos 178 dólares por quintal, mientras que robusta está a unos 70 dólares, y sostiene que con esos valores los productores tendrían dificultades para cumplir con la normativa laboral para los trabajadores del sector.

Entregan pronunciamiento
Los dirigentes de la manifestación entregaron un pronunciamiento a diputados de la Asamblea Nacional, afirmando que llevarán también cinco mil firmas que respalden su petición de que se prohíba la siembra del café robusta en Nicaragua, lo que para el productor y exportador José Ángel Buitrago es absurdo, porque considera que no afectará la imagen del grano nicaragüense.

A favor de la posición de los defensores de la siembra de la variedad robusta en Nicaragua, Buitrago expresó que ciertamente ya hay unas 700 manzanas de ese grano sembrados en el país, pero también fue introducido en Guatemala, México, Vietnam y Brasil.

Asegura que el cultivo de la variedad en mención, por sus bajos costos de producción, alrededor de 40 dólares por quintal, podría significar una fuente de mayor empleo en el país, y recuerda que la variedad “arábigo” está rozando con los 100 dólares.

De acuerdo con Buitrago, la idea es que la variedad sea sembrada en zonas bajas despaladas de la región Caribe de Nicaragua, como Nueva Guinea, donde podría quedar confinada y en donde hay mano de obra que actualmente no tiene empleo; además, añadió que en Carazo fueron usadas raíces de robusta como patrón
El productor sostiene que para él es una es excelente idea en términos de país, señalando que en términos del comercio mundial, el 40% del café que se mercadea es robusta.