• |
  • |
  • END

Conexiones UCA / CABLES
La escasez de frijoles rojos en los centros de abastecimiento y en las pulperías, no sólo es consecuencia de las serias afectaciones por las lluvias en las últimas semanas, sino que el grano existente en Nicaragua se está exportando hacia El Salvador.

Según explicó Manuel Álvarez, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, con El Salvador se tiene un Tratado de Libre Comercio que no se puede dejar de cumplir.

Agregó que actualmente Nicaragua tiene pendiente la exportación de 25 mil quintales hacia el vecino del Norte, la cual no se puede interrumpir para satisfacer las demandas del mercado local, ya que “tienen que irse esos frijoles porque ellos lo compraron más temprano y más barato”.

Si estos 25 mil quintales de frijoles se distribuyeran para cubrir la demanda local, El Salvador podría tomar represalias a través del sector lácteo, afirmó el presidente de Upanic, algo que según él podría implicar una “afectación económica muy fuerte”.

Tempranearon
“Se critica por qué los frijoles se mandan a El Salvador: porque tenemos Tratados de Libre Comercio”, argumentó el representante del gremio productivo. “Hay un Tratado de Libre Comercio”, insistió.
“¿Qué primero tenemos que ver nuestra población? Esas son economías protegidas, que en este mundo globalizado van desapareciendo.

Tienen que irse esos frijoles (a El Salvador) porque ellos lo compraron más temprano, más barato, y si se lo cerramos el mercado con esos 25 mil quintales que se van para ese país, y que se ha ido mucho más, entonces ellos nos cierran los productos lácteos”, reveló.

El Presidente de Upanic admitió: “Estamos pasando dificultades ya que no todo mundo tiene acceso a 23 córdobas para comprarlo”.

Frijoles en camino
Álvarez dijo que el ministro de Fomento, Orlando Solórzano, le anunció que “vienen entre 30 mil y 50 mil quintales de frijoles para paliar la situación, y que el precio en el mercado se estabilice a 10 córdobas nuevamente”.

Estos quintales de frijoles estarían disponibles en no más de 30 días, dijo Álvarez, según le anunció Solórzano.

Enabás lenta

“Enabás debería de jugar un rol más activo, de acopiar cantidades frijoles para estabilizarlo, no para competir con el sector privado, sino para sacárselo al sector privado, a los comerciantes a un precio bajo, y esa fue la misión que cumplió hasta antes de 1979”, señaló.
“Enabás está abasteciendo, pero deja un quintal o dos quintales en pulpería, y a la gente la limitan. Primero comenzaron vendiéndoles cinco libras, ahora les venden dos libras”, criticó el productor.

En contraste con la escasez de frijoles, el Presidente Daniel Ortega recomendó a los nicaragüenses sustituir el consumo de este grano por arvejas o chícharos.

Honduras clama
Situación similar ocurre en Honduras. La escasez de frijoles se agudiza no sólo por los daños que sufrieron los cultivos con las inundaciones, sino también porque algunos comerciantes inescrupulosos sacan el grano hacia países vecinos, confirmaron las autoridades de ese país al diario “El Heraldo”.

Tras la confusión generada por las distintas declaraciones de funcionarios del Gobierno respecto a esta situación y las posibles causas del problema, se deduce que la falta del grano va más allá de una simple pérdida, y la tendencia indica que ha habido negocio desde hace varios meses y además se está flagelando las reservas estratégicas con el acaparamiento por el mercado negro, al grado de provocar más desabastecimiento.

El ministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Honduras (SAG) Jacobo Regalado, indica que las fronteras hondureñas han estado abiertas al comercio privado, tanto para las importaciones como exportaciones de frijoles.

“Se ha estado importando y exportando frijoles aun cuando en julio se especulaba de la escasez. No obstante, se abrió la frontera en la parte privada y esto permitió normalizar los precios del mercado local”, señala.

El funcionario no descartó que en estos momentos se esté llevando frijoles a El Salvador y Nicaragua por los mismos acaparadores; sin embargo, el monitoreo es constante y se hace lo que se puede para compensar el consumo nacional.

Afirma que la poca reserva que queda es manejada por los comerciantes oportunistas.

Demanda insatisfecha
Según las estimaciones, Honduras necesita un aproximado de 50 mil quintales de frijoles por mes para atender la demanda local; no obstante, se han detectado tierras apropiadas para el cultivo de este producto, por lo que se tratará de sacar provecho y hacerlas producir al máximo.

El viceministro de Industria y Comercio de Honduras, José Cruz también coincide en que la producción de frijoles posiblemente se esté comercializando en la región por parte de inversionistas inescrupulosos.

“Como siempre han venido inversionistas inescrupulosos –que son muy pocos por suerte– pero ellos son los que han provocado que el precio de los productos se disparen”, apunta.

Por otra parte, en el Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) se agotó la reserva de frijoles, debido a que el consumo se incrementó abruptamente, pero esperan adquirir unos siete mil quintales en los próximos días para abastecer a la capital.

Contradicción

Aunque el titular de la SAG afirme que las fronteras han estado abiertas para el comercio privado de los frijoles, el viceministro de la SIC señala que existe una prohibición en la ley referente a la exportación del grano.

“Sólo si en nuestro país los campesinos se abocaran masivamente a sembrar frijoles y se sature el mercado, se podría exportar, pero si nosotros supiéramos que hay exceso de frijoles”, aclara.

Uno de los mecanismos que está buscando el Gobierno para evitar el trasiego de granos básicos a los países vecinos, radica en cómo mejorar la producción y hacer que los campesinos tengan acceso a más opciones de financiamiento para que las lluvias no los golpeen cada año, anulando sus cosechas.

Sin embargo, algunos expertos opinan que el desconcierto sobre si el Gobierno tiene verdaderamente una estrategia para que el mercado esté abastecido, se produce por la misma duda demostrada por quienes están al frente de las instituciones relacionadas al tema.