• |
  • |
  • END

El exceso de humedad y la falta de previsión serían las causas principales de que en el mercado nacional la libra de frijoles se haya disparado de siete córdobas a más de 20 córdobas, determina un estudio elaborado por el especialista en agronegocios y desarrollo rural de la Oficina del IICA en Nicaragua, Rolando Téllez.

De hecho, las intensas lluvias expusieron las vulnerabilidades sociales, ambientales y económicas del país, en especial, “un débil manejo de las repercusiones económicas a nivel de desabastecimiento de mercados”, y en ese sentido Nicaragua debe apostar a la siembra de apante para garantizar abastecimiento de granos básicos.

Según el informe, la crecida de los ríos afectó directamente a unas 35 mil personas, provocó la muerte de 71, y obligó a la evacuación de sus viviendas a otras nueve mil personas; además provocó severos daños a los productores de granos básicos, unas 66 mil 101 manzanas.

Esos daños en frijoles maíz, millón, arroz y sorgo alcanzan un 14% de 483 mil 156 manzanas sembradas en la temporada de primera, pero el mayor volumen de pérdidas se registra en los frijoles, con un estimado del 36%; luego, el maíz, con 8%, ambos cultivados fundamentalmente por pequeños productores.

Por otra parte, en torno a la siembra de postrera, debido a que las lluvias intensas no se habían detenido hasta la primera semana de octubre, ese período registra al mes de julio, de acuerdo a información del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, un avance de apenas cuatro mil manzanas de frijoles y casi 21 mil manzanas de maíz.

Falta la cosecha más abundante

La siembra de postrera en frijoles representa el 24% de la producción anual del país; en tanto, que la producción del período de apante que comienza en diciembre y se recolecta en marzo, ocupa el 59% de la cosecha anual total de este grano, destaca el especialista en agromercados.

Según el informe, a causa de la intensidad de lluvias y de las pérdidas, los exportadores privados esperan una baja considerable de las exportaciones de frijoles durante el segundo semestre de este año, luego que en los primeros seis meses colocaran en el mercado externo 56 millones de dólares, cifra que superó las exportaciones de 2009 en este rubro.

El mayor volumen de pérdidas en granos básicos se registra en frijoles rojos y frijoles negros, con un 42.5% y 35.6% del área sembrada, respectivamente.

Esta pérdida se debe al exceso de precipitaciones durante el ciclo vegetativo de los frijoles, y a la germinación prematura del grano post-cosecha.

De la siembra de primera en frijoles, de unas 106 mil 177 manzanas, datos del Magfor revelan pérdidas a nivel nacional de un 36%, lo que equivale a 37 mil 750 manzanas, principalmente, en los departamentos de Carazo, Boaco, Masaya, Chinandega, Estelí, Nueva Segovia, Jinotega y Matagalpa. La temporada de primera representa un 17% de la cosecha total anual de frijoles.

De acuerdo a Téllez, el Gobierno prepara incentivos para la siembra de apante, con el objetivo de garantizar un incremento sustancial en la producción de granos básicos.

En maíz las pérdidas reportadas son de 8% del total sembrado en la temporada de primera, área que alcanzó 281 mil 162 manzanas, de las cuales se ha calculado que las pérdidas ascienden a un 8%; o sea, unas 22 mil 234 manzanas.