Ervin Sánchez
  •  |
  •  |
  • END

Los productores de caña de Nicaragua y Guatemala están proponiendo al resto de sus colegas centroamericanos la creación de una federación regional para la defensa de sus derechos y para proponer proyectos en beneficio del sector.

La idea surgió de una reunión entre miembros directivos de la Asociación de Cañeros de Occidente, de Nicaragua, Aprico, y de la Unión de Cañeros del Sur de Guatemala, quienes iniciaron los encuentros en el vecino país del norte centroamericano hace casi dos meses y continúan en Managua.

De acuerdo con el ingeniero José Antonio Mayorga, Presidente de Aprico, la idea comenzó con la cita en Guatemala, la cual solicitaron los cañeros nicaragüenses para informarse sobre las formas de pago de parte de los ingenios azucareros a los productores de caña en el vecino país del norte.

Mayorga agregó que los directivos de Aprico que asistieron a Guatemala se dieron cuenta que en ese país, las centrales azucareras pagan más a los productores de caña que los ingenios de Nicaragua, teniendo costos similares y condiciones de producción son mejores.

Al respecto el cañero Augusto Navarro explicó que el sistema de pago mínimo de los ingenios guatemaltecos es más favorable al productor que en Nicaragua, tomando en cuenta, dijo que una de las centrales azucareras, de origen guatemalteco, se encuentra en ambos países.

Señala Navarro que en Guatemala hay un acuerdo entre los ingenios y los productores organizados, en donde reconocen más por el valor de la materia prima, en este caso el azúcar y la melaza y en ese sentido “nos hemos quedado rezagados en Nicaragua”.

Por otra parte, el ingeniero guatemalteco Luis Alfonso Gonzáles, explicó que partiendo de los márgenes o porcentajes que le toca a cada participante del sector azucarero, la industria guatemalteca da un cuatro por ciento más en melaza y caña a los productores, que los ingenios en Nicaragua.

Diferencial en el pago

Según Navarro y Mayorga, en el pago porcentual hay un diferencial de cuatro a cinco dólares por tonelada, entre lo pagado en Guatemala a los productores y lo pagado en Nicaragua, lo que revela que entonces el productor nicaragüense recibe 300 dólares menos que el guatemalteco por manzana. Cada manzana rinde unas 60 toneladas de caña.

Navarro destacó que los cañeros nicaragüenses siembran para los mayores ingenios del país unas 23 mil manzanas de caña y al multiplicarlo por 300 dólares, en conjunto saldrían recibiendo unos seis millones de dólares menos por la entrega de sus cosechas.

El Ingeniero José Antonio Mayorga manifestó entre tanto que los rendimientos industriales son bastante similares, 220 ó 225 libras por tonelada, que en Guatemala las distancias para llevar la caña son más largas, pero en Nicaragua el costo del diesel es alrededor de 60 centavos dólar más alto que en la nación vecina y los centrales azucareros de los dos países generan energía con el bagazo y de eso enteran ningún porcentaje a los productores.

El diesel en Guatemala es más barato porque tiene menos impuestos que las gasolinas, tomando en cuenta que se usa para el transporte público y de la producción, mientras que en Nicaragua el gravamen al mencionado combustible fue elevado en tiempos de la presidencia de Arnoldo Alemán y se mantiene alto pese al convenio Alba.