•  |
  •  |
  • END

La temporada lluviosa que recién terminó fue la más desastrosa de los últimos 103 años para el sector azucarero, según los registros del Ingenio San Antonio, ISA, presentados recientemente a periodistas por funcionarios de esa empresa; sin embargo, pese a los daños no consideran sustantivo el decrecimiento de la cosecha actual.

De acuerdo a los datos proporcionados por Tito Silva, Gerente Agroindustrial del ISA, pero sí, aparentemente se mantendrá en resultados similares a los del bienio 2009-2010, cuando el total de la zafra alcanzó los 5.7 millones de quintales de azúcar, mientras que la cosecha actual se espera que alcance los 5.6 millones de quintales.

La zafra azucarera del ISA comenzó hace una semana aproximadamente y se convirtió, de acuerdo con el experto, en la cosecha más cara que han tenido que enfrentar en muchos años, debido a que las abundantes lluvias y las pocas horas de sol provocaron condiciones sumamente difíciles.

Silva explicó que es en 103 años la segunda estación con más abundancia de precipitaciones, sólo excedida por la temporada lluviosa de 1933 cuando cayeron 112.13 pulgadas de agua, pero fue a causa de un huracán; sin embargo, en el presente ciclo agrícola se precipitaron 98.69 pulgadas, pero fueron distribuidas durante todo el período, provocando agua permanente en los campos y muy poco sol.

Esa situación afectó igualmente a todo el área agrícola, especialmente a los frijoles, sector en el cual se perdió oficialmente hasta un 20%, aunque extraoficialmente se afirma que las pérdidas llegan hasta el 30%.

En el sector de la caña de azúcar, a nivel global se afirma que las pérdidas por causa de la abundancia de lluvias llegaron al 5% del total de áreas sembradas, lo que revela también en la baja productiva que se proyecta, recién se inicia el corte en los distintos ingenios del país, incluyendo el ISA.

Cosecha cara

A la par, funcionarios del ISA, como Jaime Vega, Gerente de Campo; Walter García, Gerente de Operaciones y Cosecha y Tito Silva, Gerente Agroindustrial, explicaron que la actual cosecha será muy cara debido a los destrozos ocasionados por la lluvia, dado que tuvieron que reparar caminos, reconstruir puentes y combatir más plagas.

Recordó que además debieron utilizar en el campo más cantidad del hongo denominado Metarchizium para combatir la enfermedad de la caña denominada salivita, la cual afecta a las hojas e impide que se haga efectivamente la fotosíntesis, con lo cual afecta el crecimiento y la producción de azúcares.

Se calcula que la salivita atacó a unas tres mil manzanas del total de 27 mil a 30 mil manzanas de caña de azúcar que maneja directamente e indirectamente el Ingenio San Antonio. Este hongo conocido como Metarchizium es producido por la misma central azucarera y es usado en sus plantaciones, es exportado a Honduras y El Salvador y además se está introduciendo para ayudar a combatir males en los cafetales.

Ligera reducción de cosecha

Silva recordó que para evitar que la abundancia de lluvias afectase más aún a la plantación de caña de azúcar, tuvieron que hacer drenajes para que se escurriera el agua estancada
Por otra parte, manifestaron que la ligera reducción de cosecha, se debe por un lado, a la falta de crecimiento de las cañas, pero por otro lado, las plantas, ante una situación adversa reaccionaron concentrando su producción de azúcar en menor espacio a la largo de su estructura.

Para Silva, con todo lo que debieron hacer para reducir las afectaciones en las plantaciones, la cosecha subirá en costos de un 25 a un 30%. Sin embargo, los altos precios del azúcar en el mercado mundial seguramente compensarán las pérdidas provocada por el crecimiento de costos.

Destacaron los expertos, que no se reducirá el número de trabajadores, sino que en el pico máximo de la cosecha se alcanzará en total unos siete mil trabajadores, entre contratados directos y subcontratados, entre los cuales hay cortadores y operadores de campo, entre otros.

Uno de los subproductos de la actividad del Ingenio, es la producción de unos 60 megavatios de energía, eléctrica, de lo cual, 30 megavatios usa el ISA en sus actividades productivas y 30 vende a la empresa distribuidora Unión FENOSA.

La generación de electricidad por el Ingenio San Antonio se origina con la quema del bagazo de la caña para producir vapor y mover las turbinas que producen la energía.