•  |
  •  |
  • END

Las familias del triángulo lechero en el centro de Nicaragua, son las principales beneficiarias del proyecto piloto de trazabilidad que fue realizado por el Ministerio Agropecuario y Forestas, Magfor, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, BID para ayudar al país a modernizar su ganadería.

Se entiende como trazabilidad todos los procedimientos preestablecidos y autosuficientes que permiten conocer el registro histórico, la ubicación y la trayectoria de un producto o lote de productos a lo largo de la cadena de suministros en un momento dado, a través de unas herramientas determinadas.

En el caso de la ganadería, lo que se pretendía con este proyecto piloto era tener un verdadero control o registro de las reses, desde el nacimiento, su desarrollo hasta llegar a los consumidores en forma de carne.

Según los resultados del proyecto piloto, en los cuatro años de ejecución de este programa se han logrado duplicar las metas esperadas de reses registradas, incluso, sobrepasaron la meta en 166%, al identificarse 67 mil 931 bovinos frente a los 40 mil originalmente programados.

Esta operación financiada por el BID desde el año 2006, alcanzó a beneficiar a seis mil 575 familias de productores e igual número de fincas de el triángulo lechero, integrado por los municipios Nueva Guinea, El Almendro y el Coral, representa aproximadamente el nueve por ciento del hato nacional.

La representante del BID en Nicaragua, Mirna Liévano de Marques, expresó que “este proyecto está orientado a aumentar la capacidad de ingresos de una gran parte de la población rural y de forma sostenible, porque así estos productos pueden tener acceso a mercados internacionales y venderse mejor”.

Redujo abigeato

El éxito de este proyecto, dependió del control que ejercieron los ganaderos sobre sus reses, lo cual facilitó el trabajo de la Policía Nacional para reducir el índice de abigeato en los tres municipios. El BID facilitó para este proyecto unos 500 mil dólares y fue ejecutado por el Magfor, las alcaldías municipales, la Policía Nacional y los gremios ganaderos, comerciantes agropecuarios y mataderos.

Los mercados internacionales, particularmente los Estados Unidos y Europa, exigen a los mataderos la inocuidad dentro del proceso de matanza y manipulación de las carnes en mataderos industriales y rastros municipales, lo cual se obtiene gracias al proceso de trazabilidad.

El BID también aprobó un Programa de Apoyo al Comercio Exterior, con fondo superior a los 10 millones de dólares. Esta operación contempla un componente de trazabilidad a nivel nacional, cuyo monto supera los tres millones de dólares.

Dicho programa iniciará a finales de este año. Con este nuevo sistema de trazabilidad bovina, se espera dar continuidad a este requerimiento y aumentar el registro con 900 mil cabezas de ganado en 40 mil fincas en 105 municipios.