•  |
  •  |
  • END

El gobierno sigue subestimando las proyección tributaria para 2011, tal y como ocurrió en 2010, sostiene el economista Adolfo Acevedo, al hacer un análisis comparado de los presupuestos de ingresos para el año entrante con el del anterior.

Aparte de eso destaca que, aunque se espera en el año entrante un “impacto” recaudatorio “más pleno” de la reforma tributaria, aprobada en 2010 en el país, la proyección de ésta sobre el Impuesto sobre la Renta, IR, continúa siendo “modesta”.

Acevedo recordó que los ingresos fiscales del Gobierno en el presente año fueron de 26 mil 743.5 millones de córdobas, equivalentes al 19.6% del Producto Interno Bruto, PIB. Pero para 2011, éstos se están calculando en 29 mil 941.9 millones de córdobas, que corresponden al 20%
del PIB.

En cifras absolutas el incremento, de un año a otro, es de 3 mil 198 millones de córdobas, lo que implica un aumento del 12%, redondeada la cifra, en términos relativos.

Sin embargo, el experto rememoró que esa proyección se obtuvo sobre la base de la estimación de la recaudación tributaria que se alcanzaría en 2010, la cual estuvo “fuertemente subvaluada”. De modo que debe ser mayor.

Algunas razones

El economista destaca varias razones al respecto. “En primer lugar, dado que a diciembre 2009 se produjo una recaudación de impuestos que superó en 891 millones de córdobas el monto registrado en el Presupuesto para 2009, ello implicaba, por simple consistencia técnica, la necesidad de ajustar al alza de manera automática la cifra de ingresos del Presupuesto para 2010 en un monto similar. El hecho de no hacerlo representó un primer factor de subvaluación en la cifra”, explica.

El segundo factor “lo representó precisamente--añadió-- la utilización de una elasticidad global de la recaudación fiscal de 0.96 (muy cercana a 1) con respecto a la variación del PIB a precios corrientes, que resulta muy conservadora, sobre todo, cuando desde 2004 la misma ha asumido un valor cercano a 1.4 (excepto en 2008 y 2009 que, por diferentes razones, resultan años anormales)”.

Esa medición metodológica “tan conservadora”, según el especialista, ha dado lugar por lo menos al surgimiento sistemático de “sobre-recaudaciones” desde 2004. Es decir “a recaudaciones de ingresos que superan el monto presupuestado”. Algo que también ha advertido el experto fiscal Julio Francisco Báez.

Demanda transparencia

Acevedo subraya que por razones “de transparencia” y “para promover el diálogo”, sería importante que se diese a conocer la estimación oficial del impacto recaudatorio en el país. Especialmente de cada una de las once medidas asociadas al IR, contempladas por la reforma tributaria que se aprobó este año.

El experto recalca que el IR, de cara al 2011, por ejemplo, crecerá 13.6% en comparación al monto recaudado en 2010.

Esa es “una tasa relativamente modesta, si tenemos en cuenta que la recaudación del IR creció a tasas superiores al 20% entre 2002 y 2008 (en 2009 cayó a 12% por el impacto de la crisis y en 2010 se espera que caiga a sólo 7.3% debido a los factores indicados)”, apunta.

Entidades como el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi, revelan en su más reciente informe que en Centroamérica hay por lo menos cinco desafíos en términos tributarios.

En la región de acuerdo con el Icefi “se debe asegurar la suficiencia de los sistemas tributarios (éesta consiste en su capacidad para incrementar la recaudación en forma paralela al crecimiento de la economía); se debe fortalecer la tributación directa respecto de la indirecta, especialmente en el IR; se debe aumentar la equidad de los sistemas tributarios; se tiene que mejorar las características técnicas de la legislación tributaria y se debe armonizar la tributación”.