• |
  • |
  • END

La pregunta pareciera ser fácil de responder, sin embargo, no es así, porque estamos acostumbrados a estar normalmente “colgados”, y cualquier ingreso extra, como el aguinaldo, si no es que se pidió adelantado, sirve para solventar deudas o se van en consumo de cualquier cosa.

Al respecto, Carlos J. Torres R., Gerente General de el puesto de bolsa Invercasa, recuerda que en esta época de fin de año, la economía nacional se ve dinamizada por el ingreso de recursos adicionales, debido al pago del décimo tercer mes --mejor conocido como aguinaldo-- a los trabajadores.

Las economías familiares se ven beneficiadas por este ingreso adicional de recursos, y lo principal es saber con exactitud cómo se van a reinvertir éstos.

Para usar adecuadamente estos recursos, se deben tener muy claras las necesidades que pueden ser cubiertas por este dinero extra. Lo que normalmente se aconseja a los cabezas de familia es realizar a conciencia un presupuesto donde se detallen las necesidades reales que pueda tener la familia o en un futuro cercano.

Si en la casa tenemos un electrodoméstico que ya tiene varios años de uso, pero funciona en su totalidad, y se decide cambiarlo por uno nuevo, es un error garrafal. Ya sabemos que la economía familiar no está para realizar gastos extras, ¿por qué no darle mejor un buen mantenimiento (pintura, etc.) que sale más económico y el aparato quedará como nuevo? La idea de este ejemplo es saber decidir el momento correcto para realizar cambios necesarios.

Si la familia no tiene una necesidad imperiosa de cambiar algo en el hogar, lo recomendable es comenzar a ahorrar. Muchas personas no tomamos en serio el ahorro. Lo recomendable es tener ahorros de unos seis salarios como mínimo. Esta recomendación es para poder hacerle frente a cualquier necesidad inesperada o enfermedad. Todos sabemos que la realidad está muy lejos de esta recomendación.

Enseñar a los hijos
Se debe comenzar a crear la cultura del ahorro. Como cabezas de familia, es muy importante que les enseñemos a nuestros hijos, no sólo lo que respecta a lo moral, humano y social, sino a ser responsables con ellos mismos.

Es importante recordar que no sólo están los gastos de las fiestas navideñas y de fin de año, sino que en el inicio del año nuevo tenemos que enfrentar la entrada de nuestros hijos al nuevo ciclo escolar, y eso requiere una inversión.

También es importante dejar en claro que estos consejos no sólo se pueden practicar en el ámbito familiar, sino también en el empresarial.

Muchas empresas en esta época se recuperan, ya que es cuando el comercio tiene el mejor auge en cuanto a ventas. Es entonces cuando los empresarios deben recordar que no todo es color de rosa --como se dice popularmente-- durante todo el año. Deben tener presente el período de las vacas flacas, con el fin de poder tomar las decisiones correctas y así hacer frente a los tiempos difíciles.

Es importante saber dónde colocar sus excedentes de liquidez, dónde buscar los mejores rendimientos a estos excedentes y saber controlar los derroches. Es una práctica muy normal en nuestro sector del agro, que cuando se encuentran en los tiempos de bonanza, se olvidan de los tiempos de sequía (lo primero que hacen es comprar una camionetona y realizar viajes).