•  |
  •  |
  • END

La gran cantidad de plantas, árboles y floraciones que duran más tiempo que en otras regiones es parte de lo que permite a Nicaragua tener un gran potencial en la producción de miel, que según expertos en el tema, podría ser un producto similar en importancia a lo que el vino es para Chile.

Existe una gran demanda de miel en diferentes mercados como Europa, donde se consume 50 veces más per cápita que Nicaragua y se importa cada vez más desde diversos países, pero para aprovechar esta oportunidad, es necesario dirigir mayores recursos en el mejoramiento de la cadena productiva.

Por tal razón, los organismos Eurocentro-Inde y Europ-
Aid en conjunto con Ceses (Confederación de los senior expert services de los países europeos) y ECTI (asociación gremial empresarial de Francia), trajeron a un experto francés para capacitar a apicultores nicaragüenses.

El francés Thierry Duroselle, quien es miembro activo de la “Societé centrale d’apiculture”, SCA, aseguró que Nicaragua tiene un gran potencial no sólo en profesionales apicultores y técnicos, sino también en la cantidad de árboles, plantas y floraciones.

El experto hizo contactos con más de 70 apicultores de Nicaragua, visitando varios acopios de miel, y se organizaron varias reuniones para hablar de las técnicas y manejo del producto.

Explicó que la duración de las floraciones es algo muy importante, porque permite que aquí se pueda cosechar seis meses o más, mientras en Europa sólo se puede hacer durante tres meses del año.

Duroselle añadió que en Europa hay escasez de miel y se importa la mitad del consumo de la región, más de 150 mil toneladas al año, lo que significa un potencial a considerar con miel de buena calidad que puede exportar Nicaragua.

Sin embargo, en el tema de la calidad, dijo que según pudo conocer en diferentes lugares que visitó, algunas mieles nacionales reúnen buenas condiciones de calidad, pero otras no.

“He visto cosas muy buenas y otras regulares, y quizá por falta de recursos, porque la gente de repente no tiene todo el material para hacer buena extracción y acondicionamiento de la miel”, subrayó.

Dijo que en los supermercados del país puso observar cosas buenas y regulares en cuanto a la calidad de miel que se oferta, pero que la producción local se puede mejorar.


Producto rentable
Fernando Guzmán, representante de la empresa Apícola de Oriente, dijo que la producción de miel es muy rentable cuando se atiende bien y cuando existen ciertas condiciones climatológicas o ecológicas que no siempre se presentan.

Agregó que la producción de este rubro es rentable para los pequeños productores que tienen en el campo de 10 a 20 colmenas, y sobre todo porque es una actividad adicional a la ganadería o la agricultura que poseen en sus fincas y no demanda ningún otro gasto adicional.

Explicó que como toda actividad agropecuaria, la apicultura necesita cierta atención y tener cierto conocimiento, pero se puede lograr un conocimiento básico con una capacitación sencilla y se puede ir aprendiendo sobre la marcha.

“Lo más importante es tener deseos de irse desarrollando como apicultor, no tenerle miedo a las abejas y tener un respeto a la actividad, porque al fin y al cabo están produciendo un alimento y debe producirse en condiciones higiénicas”, apuntó.

Nicaragua exporta más de 500 mil dólares al año en miel de abejas y, según Guzmán, este año se espera incrementar las ventas a casi 800 mil dólares.

En 2006 Nicaragua exportó más de 327 kilogramos de miel y más del 90 por ciento del producto se vendió a Alemania. En ese mismo año, el crecimiento de las ventas del producto sólo a los alemanes creció el 275 por ciento.