Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK / AFP

Los precios petróleo se mantuvieron este viernes cerca de los 99 dólares el barril en Nueva York, luego de una semana de récords que lo llevaron a superar los 100 dólares.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" para entrega en abril, nuevo contrato de referencia, cerró a 98,81 dólares, en alza de 58 centavos.

Luego de superar levemente la barra simbólica de los 100 dólares a principios de enero, los precios del barril pasaron holgadamente ese nivel, alcanzando el miércoles un nuevo récord histórico, en 101,32 dólares.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en abril cerró en alza de 77 centavos a 97,01 dólares. El Brent también registró un nuevo récord histórico, en 99,22 dólares el barril.

Después del movimiento de repliegue del jueves bajo el efecto combinado de tomas de beneficios y una marcada recuperación de las reservas estadounidenses de petróleo, "el mercado se consolida" arrancando todavía algunos centavos, explicó Bart Melek, analista de BMO Capital Markets.

"Las tensiones geopolíticas y el dólar débil (que hace más barato al crudo en el mercado internacional, ndlr) sirven finalmente de amortiguador a los precios del petróleo e incluso atraen una nueva ola de compras especulativas", indicó Mike Fitzpatrick, analista de MF Global.

Nueva fuente de inquietud en el frente geopolítico, el ejército turco anunció este viernes haber lanzado la víspera una operación terrestre en el norte de Irak contra los rebeldes separatistas kurdos.

"El lunes, se verá probablemente esto como un no-evento. Sin embargo, este tipo de cosas, principalmente antes del fin de semana, que puede hacer subir el petróleo", consideró James Williams, analista de WTRG Energy.

Pero "los precios actuales no reflejan el equilibrio entre oferta y demanda en el mercado físico del petróleo", agregó Williams, quien considera --al igual que la mayoría de los operadores-- que la barra de los 100 dólares el barril fue superada principalmente por la afluencia de fondos especulativos hacia los mercados de materias primas, más rentables en estos últimos tiempos.