•  |
  •  |
  • END

La Cuenta Reto del Milenio, CRM, promovió una alianza en la Cooperativa de Procesadores de Cereales y Semilla de Occidente de Nicaragua, Coprocesonic, del occidente del país, y el Banco Lafise para promover la producción de cereales y comercializarlos hacia todo el país.

La cooperativa cuenta con 15 socios, de los cuales 10 son mujeres, quienes pretenden comercializar sus productos con la marca “Molinillo”, entre ellos los primeros cien quintales de pinolillo que fueron entregados a Lafise como parte de un convenio comercial entre ambas instancias.

Cada taller miembro de Coprocesonic, procesa la fórmula única que establecieron con el apoyo de la Cuenta Reto del Milenio, para vender en colectivo con la marca “Molinillo”. La cooperativa también elabora su propio cereal, el cual comercializan a través de vendedoras de panas o en sus establecimientos.

Coprocesonic mantiene contactos con empresas con Enabás para ofertarles los cereales de las bebidas típicas, así como con la UNAN-León para utilizar sus equipos de procesamiento una vez que la demanda productiva aumente, mientras amplían su capacidad.

La búsqueda de nuevos mercados ha guiado a la cooperativa, cuya sede se encuentra en el barrio Guadalupe de León, hacia municipios del norte de Chinandega donde hay poca oferta de cereales.

De acuerdo al presidente de la Cooperativa, el señor Róger Sosa Rodríguez, la demanda podría incrementarse en las próximas semanas, ya que las intensiones son entregar pedidos de hasta 900 quintales por mes de policereal, semilla de jícaro y pinolillo, es decir dos contenedores.

Para procesar el pinolillo entregado a Lafise, los talleres generaron 30 empleos temporales adicionales a los fijos. Con un contrato de 900 quintales mensuales, estiman que cada taller tendría que emplear al menos a seis personas más de forma permanente, al tiempo que aseguran un incremento productivo y mayores ingresos.

“Esta relación comercial nos favorece porque vamos a producir mucho más y los ingresos los podemos invertir en nuestro proyecto colectivo que es conquistar el mercado con nuestra marca “Molinillo” y tener un Centro de Acopio de materia prima, de producto terminado y un laboratorio de control de calidad”, expresó Sosa.

Esta alianza comercial que fue promovida por la Cuenta Reto del Milenio facilitó a los procesadores de cereal de León y Chinandega: tecnificación productiva, equipos y el registro de su marca, entre otros.