•  |
  •  |
  • END

Hasta hoy, sólo 2,000 obreros nicaragüenses gozan de las garantías laborales establecidas en el convenio laboral que suscribieron los ministerios del trabajo de Nicaragua y Costa Rica, en diciembre de 2007.

Lo anterior equivale a un poco más del 4.8% de la meta prevista, tomando en cuenta que el acuerdo, denominado “Procedimiento de Gestión Migratoria para Trabajadores Temporales”, permitiría el ingreso gradual, a la nación tica, de 41,500 trabajadores locales, de los cuales 10 mil irían a labores de construcción.

Otros 10 mil se enfocarían en la recolección del café y el resto a cultivos de piña, melón y caña de azúcar.

El sindicalista Miguel Ruiz, encargado de asuntos internacionales en la Central de Trabajadores José Benito Escobar, afirmó a EL NUEVO DIARIO que el convenio “no ha dado los resultados esperados porque los empleadores ticos no quieren pagar más ni dar garantías laborales”.

“Arreglos” en la frontera

“Los empleadores costarricenses--agregó--siguen optando por contratar a los obreros nicas desde la frontera de Nicaragua (Peñas Blancas), hacen los arreglos allí, así evitan desembolsar más dinero en el salario de los trabajadores y en sus prestaciones sociales. Eso es lo que está ocurriendo”.

A inicios de 2008 se conoció que en zonas como Guanacaste, provincia costarricense, las empresas ticas suelen hacer los arreglos labores descritos. En éstos suelen ofrecer la paga más mínima.

Ruiz dejó entrever, en ese contexto, que hay “mucho” por hacer. “El convenio está, existe, pero los empresarios no quieren tomarlo en cuenta… no hay quién los obligue y los fiscalice”, recalcó.

El sindicalista especificó que los 2,000 obreros que sí se han beneficiado con el acuerdo trabajan en la construcción o en labores agrícolas.

Sin embargo, de acuerdo con estimaciones de la Central de Trabajadores José Benito Escobar, en territorio tico hay por los 300 mil nicaragüenses trabajando en los sectores de construcción, agrícola y de servicios, principalmente, sin derechos laborales.