•  |
  •  |
  • END

“No hemos invadido mercado, agarramos las sobras de El Salvador y no estamos de acuerdo en que se arme tanto escándalo cuando hay libre mercado, y queremos la armonía”, es lo que dejó claro el empresario nicaragüense Alejandro Delgado, propietario de Calzado Alex, una de las empresas más reconocidas en el sector a nivel local.

Delgado indicó que no entiende por qué la “pequeña” importación de zapatos escolares nicas al territorio salvadoreño ha generado tanta “alharaca” en esta nación “si la realidad es que los empresarios salvadoreños no dieron abasto con la demanda del Ministerio de Educación de El Salvador”.

Detalló que: “los empresarios salvadoreños sólo lograron elaborar medio millón de zapatos  cuando el Ministerio demandada 1.2 millones, fue entonces cuando salió a buscar el zapato afuera, nos encontraron y les gustó nuestra calidad de zapato”, destacó.

Aparte de eso subrayó que era más barato. “Las empresas salvadoreñas lo licitan a  30 dólares por par y nosotros a 10.5 dólares y nuestro zapato tiene mejor presentación y dura todo el año”, recalcó.

Salvadoreños “nos buscan”

Delgado expuso que, con apoyo de la empresa Eco y 20 pequeñas empresas de cuero y calzado, vendió zapatos al Ministerio de Educación de El Salvador a través de la empresa Centeno Comercial. El pedido se materializó en julio del año pasado e implicaba la exportación de 110 mil pares de unidades.

Eso “dinamizó el sector, lo empujó, pues nos organizamos para cumplir con la exportación”, señaló. Sin embargo, refirió que sólo el 50% lograron exportar ya que Comercial Centeno tuvo problemas y sólo indicaron: “ya no hay más pedidos de El Salvador” y eso “inclusive nos ha ocasionado pérdidas de hasta 60 mil a 80 mil dólares en algunos casos”, dijo.

“Como Calzado Alex sólo exportamos 8 mil pares de zapatos--agregó-- y se nos quedaron 6,500 que precisamente nos quieren comprar empresas privadas salvadoreñas. La alharaca que se está armando en El Salvador, es precisamente por eso”, aseguró.

El empresario no refirió los nombres de las empresas en mención, pues todavía está en negociaciones. Pero insistió en que se ha “magnificado” el tema. “Nosotros queremos la armonía y no estamos quitándole mercado a nuestros hermanos salvadoreños”, apuntó.

Le ponen trabas

El empresario, quien además es presidente de la Cámara de Cuero y Calzado de Nicaragua, comentó que en este momento enfrenta trabas para inscribirse como proveedor del producto en El Salvador.

“Con las quejas de políticos salvadoreños por la exportación de zapatos nicaragüense, me están deteniendo la inscripción, pero pretendo ir el mes que viene a El Salvador para aclarar el tema e inscribirme”, manifestó.

Aunque subrayó que el interés de la Cámara y de Calzado Alex, de entrada, es el mercado nacional. “Ahorita estamos en negociaciones con el Ministerio de Educación de Nicaragua, que requiere 200 mil pares de zapatos, si el Ministerio nos toma el producto vamos a priorizarlos a ellos, nuestro interés es primero Nicaragua”, puntualizó.