•  |
  •  |

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) concedió un préstamo de 70 millones de dólares a Nicaragua para financiar la mejora de las redes de transmisión eléctrica nacional e incrementar la presencia de energías procedentes de fuentes renovables en la matriz energética del país.


El protocolo del préstamo que financiará nuevas inversiones en las redes de transmisión eléctrica o para construcción de nuevos proyectos de generación de energías renovables, fue firmado ayer en Managua por la vicepresidenta del BEI, Magdalena Álvarez Arza y el ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto José Guevara.


En la suscripción del acuerdo el correspondiente contrato de financiación estuvieron presentes Ivo Gombala, Jefe de Delegación Adjunto de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, y Marc Litvine, Jefe de Operaciones de la Delegación de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá.


La señora Álvarez Arza, responsable para las actividades del Banco en América Latina, subrayó que “con esta firma el BEI da un paso más en su compromiso con un desarrollo de calidad y respetuoso con el medio ambiente en Nicaragua”.


De acuerdo a la información, el proyecto permitirá mejorar las condiciones de vida de la población, gracias al acceso a una red eléctrica estable y de calidad, al tiempo que contribuirá incrementar la presencia de energías procedentes de fuentes renovables, con importantes efectos positivos sobre el medio ambiente.


El desarrollo de este programa está previsto para los próximos cuatro años y tiene como objetivo facilitar el suministro de electricidad  a zonas rurales, así como el desarrollo de nuevos recursos de energía renovable que contribuyan a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Reforzarán sistema de transmisión eléctrica
El Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía Renovable, Pneser de Nicaragua tiene siete componentes de los cuales el BEI financiará el componente 6, dedicado a la transmisión de energía, con lo que se pretenden ampliar y reforzar el  sistema de transmisión eléctrica.


Con esta inversión, será mejorada la eficiencia y la fiabilidad del servicio e incrementarán la proporción de la generación eléctrica proveniente de fuentes de energía renovables como la hidroeléctrica, la geotérmica o la eólica.


El financiamiento permitirá la instalación de unos 640 kilómetros de nuevas líneas de transmisión de energía eléctrica, la construcción de nueve subestaciones eléctricas, así como la modernización de las líneas y subestaciones existentes, dotándolas de una mayor capacidad y voltaje.


El proyecto ayudará a extender  la cobertura del servicio eléctrico en las zonas rurales, pasando del 65% actual al 90% estimado para 2020, así como se podrá conseguir que el 90% de la energía provenga de fuentes renovables. Este programa cuenta  con una subvención de la Facilidad de Inversión en América Latina, LAIF, de la Unión Europea.