•  |
  •  |

Pese a que la producción nacional de lácteos ha tenido en la última década un crecimiento casi exponencial, aún hay limitantes que impiden que el sector pueda crecer con más eficiencia y el país le pueda sacar mejor provecho, consideran los expertos Ariel Cajina y Wendel Mejía.


Cajina, de la Cámara Nicaragüense de la Industria Láctea, Canislac, y Mejía de la Universidad Nacional Agropecuaria, UNA, señalaron la situación del sector en el contexto de la próxima realización del X Congreso del Sector Lácteo, que se verificará los días jueves 17 y viernes 18 de febrero, en el recinto universitario de la Universidad Agraria.


En el evento se presentarán  ponencias de especialistas en ganadería,  provenientes de Cuba, Brasil, Argentina, Estados Unidos y Holanda,  quienes laboran en diversas instituciones, organismos y empresas ligadas al desarrollo del sector. Según Cajina,  el sector lácteo hace 10 años no era tomado en cuenta, pero ahora es el tercer rubro en importancia para la economía del país, pero “todavía existen limitantes que impiden que se le pueda sacar mejor provecho en beneficio de la sociedad”.

Sólo el 40% de la leche es industrializada
Cajina destacó que sólo se acopia industrialmente el 40% de la leche que se produce en el país, en tanto que el resto, un 60% de esa producción es procesada artesanalmente, con una serie de limitantes para la salud y sin controles sanitarios. Esas limitantes se amplían al no haber carreteras, energía eléctrica y centros de acopio o redes de frío en estas zonas de montaña, que es donde aún se produce el llamado “golpe de leche” en el período de lluvias.


Todos esos temas, explicó Cajina, serán tratados en el X Congreso del Sector Lácteo, el que fue organizado en cuatro bloques temáticos. El primer bloque es el de la competitividad y sobre el cual “tenemos que desarrollar un esquema productivo en el cual la ganadería y producción de leche sea sostenible en el tiempo”, expresó.


El segundo bloque es el de la alimentación del ganado en las fincas y la sostenibilidad de los contratos, lo que hasta ahora se ha hecho difícil porque hay muy poca producción láctea en verano, por lo tanto, es necesario estimular la producción del alimento.


El tercer bloque del congreso  es de la  calidad de la leche; el 60% de la producción láctea de Nicaragua tiene serios problemas en ese aspecto; en tanto que un cuarto bloque, es el de la calidad ambiental, o sea promover la producción sostenible de las fincas, sin contaminar ríos, reduciendo la deforestación, la pérdida de fertilidad de los suelos y la degradación de los mismos.


Paralelo al Congreso se realizará una feria láctea en la Universidad Agraria, donde diferentes empresas expondrán sus productos, servicios y tecnologías.