•  |
  •  |

El presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, Álvaro Fiallos aseguró que Nicaragua podrá contar con suficiente producción de frijoles para llegar hasta julio, y esperar un poco de tiempo para que pueda salir la cosecha de primera de este alimento.


“Tenemos que tratar de estirar la cosecha de apante, que al salir en bloque puede bajar el valor actual de la libra de frijoles”, comentó el directivo de la organización de productores, quien lamentó que precisamente el grano rojo haya sido afectado por las severas variaciones del clima a lo largo del 2010.


Fiallos manifestó que en términos productivos, en el año agrícola que está terminando, el único rubro afectado fueron los frijoles, y destacó que la siembra de postrera no se logró realizar en bloque como normalmente se hace, por efectos del clima; en consecuencia, tampoco está saliendo de un solo, sino poco a poco.


Esa salida poco a poco de la cosecha de frijoles es lo que mantiene alto el precio del grano rojo, unos 16 o más córdobas la libra, lo que revela una fuerte especulación con el valor del grano, y añadió que se ha hablado de una supuesta escasez con la intención de hacer subir más el costo de este producto.


Recordó que a finales de febrero y marzo comenzará a salir la cosecha de apante que se calcula aproximadamente en un millón de quintales, y es la que al salir en bloque tendrá un efecto sobre el precio de los  frijoles a los consumidores.


El dirigente dijo que actualmente hay una gran brecha entre lo que paga el consumidor, 16 o más córdobas por libra de frijoles en Managua,  y lo que los acopiadores entregan al productor, unos 10 córdobas, por la misma medida. Ese diferencial le queda a los intermediarios,  explicó el directivo de la UNAG.


Un  millón de quintales

Sin embargo, señaló que la salida del millón de quintales de frijoles, que es lo que está calculado a cosecharse de la siembra del ciclo de apante, da para cuatro o cinco meses de consumo nacional, a partir de marzo.


Manifestó que el Gobierno está tratando de echar a andar el programa de siembra de frijoles bajo riego, con productores que tienen infraestructura adecuada para ello, como los productores de tabaco en la zona norte del país, pero aclaró que los miembros de la UNAG no están involucrados en ese esfuerzo, pese a que una parte de ellos tienen algunas áreas de riego.
Fiallos consideró que producir frijoles con riego en temporada de sequía es para ellos viable, aún cuando conlleva costos más altos por la actividad debido al uso de energía eléctrica para poder impulsar el agua que se usaría para producir. Insistió, sin embargo, que la siembra debe realizarse ya, porque si entra la temporada de lluvia cuando está la cosecha se perdería parte importante del grano.


Por otra parte, explicó que en términos de producción arrocera, el país se está acercando al autoconsumo al haber obtenido una cosecha récord; en tanto, manifestó que en materia de producción de maíz, no hubo mayor problema, sin embargo recordó que este último grano está subiendo de precio en el mercado internacional y podría a su vez convertirse en un buen producto de exportación, pero resolviendo el problema de los bajos rendimiento, que alcanzan apenas de 20 a 25 quintales por manzana.