•  |
  •  |

Como “positivos” calificó el presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del Parlamento, Wálmaro Gutiérrez, los resultados que arroja a la fecha la aplicación de la normativa de tarjetas de créditos en el país. Entre los que sobresale una reducción del 17% en términos de deudores en el sector y una disminución del 19% en relación a  nuevas  emisiones del dinero plástico.
El superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, se reunió ayer con la Comisión, a la cual expuso los efectos de la disposición que entró en vigencia en mayo del año pasado.

Gutiérrez indicó que, de acuerdo con la exposición de Urcuyo, observan que hay un “avance cualitativo” con  la creación de la Oficina de Protección Usuarios de las Tarjetas “ya que por esa vía del 100% de los casos que se han atendido, más del 80% se han resuelto a favor de los usuarios, esto nos da una idea clara de que la Superintendencia está actuando conforme al mandato que le dio la Asamblea Nacional”, apuntó.

Los reclamos son de todo tipo, según el parlamentario. “Hay unos que son por mal cálculo en la aplicación de intereses pasando por malas prácticas en mecanismos de cobranza, son diversos. Todos han sido resueltos y hemos indicado a la Superintendencia que esa atención y protección se extienda a todos los usuarios del Sistema Financiero Nacional (SFN)”, refirió.

C$457 millones menos en el sector
El legislador confirmó, además, que como efecto de la normativa hay una reducción en la cantidad de deudores en el segmento. “Al 31 de diciembre de 2009 los deudores ascendían a 312 mil 158, pero al 31 de diciembre de 2010 se contabilizan en 257 mil 970 deudores”, detalló.

Lo anterior en términos relativos implica una disminución de un poco más del 17%. En términos de la emisión de tarjetas, Gutiérrez especificó que  en el 2009  habían 408 mil 466 emisiones.   

Sin embargo, a finales de 2010, las emisiones bajaron a 330 mil 249. Eso implica un bajón del 19.1%. En cuanto a montos el presidente de la Comisión expuso que éstos pasaron de 4,928.9 millones  de córdobas en el 2009 a  4,471.2 millones de córdobas en el 2010.  Lo que indica una reducción de 457.7 millones de córdobas, es decir  de más del  9% en cifras relativas.

Gutiérrez enfatizó que ese es un “buen” resultado, ya que antes de la normativa los emisores de tarjetas “irresponsablemente” las ofrecían sin considerar la capacidad de pago de los tarjetahabientes.

“Como consecuencia de la normativa todo pasa por una central de riesgo  y eso ha generado mayor responsabilidad de parte del emisor de tarjetas, de los bancos, eso es muy positivo. Además, en cada banco hay un departamento de atención al usuario de tarjetas, donde se atienden las quejas, de suerte tal que sólo los casos que del todo no pueden resolver pasan a la Superintendencia”, dijo.

El parlamentario sostuvo que el tema seguirá en agenda. “Los resultados son positivos, razón por la cual no vemos necesaria una reforma a la Ley de Tarjetas pero obviamente vamos a darle seguimiento a la normativa, hasta ahora podemos indicar que ha sido exitosa y lo que hay que hacer es promover el conocimiento de este mecanismo y extenderlo a todos los usuarios del sistema financiero”, puntualizó.