•  |
  •  |

El vicepresidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadin, Alfredo Marín, afirmó ayer que a finales del mes  propondrán al Gobierno una “alianza” para asegurar un “inventario” permanente de frijoles y así evitar desabastecimiento y  alzas en el grano.

El empresario explicó que la idea es establecer un mecanismo parecido al existente con el sector de arroz, azúcar y aceite. “El sector privado de arroceros, por ejemplo, maneja entre  60 y  90 días de inventario y entregan el grano en 30 mil puestos de la República, dos veces por semana”.

“Lo mismo --agregó-- pasa con el azúcar y con el aceite comestible.  Entonces queremos proponerle al Gobierno que sea el sector privado el que almacene el producto y lo distribuya en los 30 mil puntos que tiene en todo el país”.

Según Marín, lo anterior no significa que la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos, Enabás, deje de distribuir el grano. “Enabás puede continuar con sus 3 mil puestos… pero el punto es que sólo esos puestos tiene y no tiene dinero como para tener inventario de 300 mil a 400 mil quintales de frijoles, el sector privado si tiene capacidad (para eso)”, manifestó.

Pequeño industrial lo exporta
El líder empresarial recordó que son pequeños industriales los que exportan el grano. “A veces son medianos, es lo que conocemos como intermediarios que (son vistos) de forma desdeñosa.  Pero ese señor intermediario es que el que lo compra, lo seca, lo limpia, lo pule, lo procesa, lo empaca y le consigue mercado al producto”, reiteró.

Entonces “a esos intermediarios el Gobierno bien puede establecerles como requisito que guarden un inventario de frijoles, para evitar incrementos en el producto en épocas de sequía o demasiado lluvia que es cuando hay problemas con la producción de frijol”, añadió.

Marín  apuntó, en ese contexto, que más que regular los precios de la Canasta Básica como han  propuesto algunos  gremios de consumidores, lo viable es el inventario que proponen.

Aunque “lo dicen con la mejor intención del mundo, controlar precios en granos como el frijol es afectar a 150 mil productores, cada uno con familias de tres a cuatro miembros. Es decir hablamos de  medio millón de personas que dependen de los dos a tres millones de quintales del grano que se producen al año en el país”, puntualizó.  

Industria ahorrativa
El vicepresidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, Cadin, Alfredo Marín, subrayó que eventualmente si el alza en el precio internacional del crudo es permanente, esto aumentará los costos de producción en el sector.

“Eso todo el mundo lo sabe. Sin embargo, estamos notando que los precios internacionales  de los productos exportables del país están incrementándose. Entonces no todo es negativo. El café por ejemplo está registrando un precio de 250 dólares por quintal, este es un precio sin precedentes”, comentó.

Aparte de lo anterior, sostuvo que  desde hace 50 años el sector viene invirtiendo para ser más eficientes. “Incluso, hace seis o cinco años cuando el director de INE, David Castillo, dijo en Cadin que el alza del crudo, de ese entonces, no tenía por qué afectar los costos en la energía, nosotros veníamos trabajando en nuestra eficiencia”, recordó.