•  |
  •  |
  • END

El país requiere a lo inmediato de inversión en seis o siete subestaciones de energía eléctrica para evitar problemas en el servicio, afirmó César Zamora, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, al referirse a los cortes esporádicos de electricidad que se presentan a nivel nacional.

Explicó que dichos cortes no son causados por déficit en la generación eléctrica, sino a problemas ocurridos en las líneas de transmisión de alta tensión. Aclaró que no se le puede llamar racionamiento, sino cortes puntuales que en determinado momento se controlan con el uso de la red.

El empresario señaló que durante la administración anterior sólo se entregaron dos subestaciones de energía que se venían instalando desde el gobierno de Arnoldo Alemán, y con Bolaños sólo se construyó una, que no se ha puesto a funcionar porque faltaba el derecho de vía, y es la que están a punto de entregar en Granada.

Añadió que se requiere instalar subestaciones en Corinto, Chinandega, el Aeropuerto, Rivas y al menos dos en Managua, con un costo de dos a tres millones de dólares. Consideró positivo que el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, esté aportando recursos a través de un préstamo, el cual servirá para que se invierta en subestaciones a nivel nacional.

Zamora afirmó que también se requiere mayor inversión en los sistemas de distribución.

“Estamos esperando que el gobierno y Unión Fenosa lleguen a un acuerdo en el que haya compromisos, derechos y obligaciones de las partes para invertir más en distribución, para mejorar la calidad del sistema”, apuntó.

Recordó que el sistema eléctrico del país es muy débil, requiere de inversión y es importante ver en qué aspectos específicos se deben destinar recursos, para que se pueda generar la electricidad que se requiere para tener tasas adecuadas de crecimiento que permitan poder cambiar el problema de la pobreza en el país.

Sin embargo, dijo que la compañía de transmisión eléctrica es una empresa modelo, que hasta hace dos años era una de las mejores en cuanto a porcentajes de pérdida en los sistemas de transmisión, pero que últimamente han fallado las subestaciones del país.

Señaló que los cortes que se presentan actualmente son erráticos y es difícil planificar sobre ellos, por lo cual no se tiene precisado sobre daños en las empresas.

Zamora indicó que los datos de 2002 y 2003 a nivel nacional reflejaron que había interrupciones del uno por ciento, y que espera que se mantengan esos niveles en este año, pero aclaró que se trata de cortes pequeños que no deberían afectar ni la productividad, ni el trabajo ni la vida cotidiana de los ciudadanos.


Urge ley contra fraude eléctrico
Sobre la ley contra el fraude eléctrico que actualmente se discute en la Asamblea Nacional, Zamora afirmó que espera que dicha iniciativa sirva para reducir las pérdidas por robo de energía.

“Que no sea una ley que sirva para enseñársela al FMI y al final no sirva para reducir las pérdidas en el país”, explicó.

El representante de Amcham dijo que el fraude eléctrico implica para el país 30 millones de dólares al año, una suma sustancial que si se pudiera invertir la mitad en educación primaria, se podría ver la magnitud de lo que se está hablando.

Consideró que en 2008 no habrá problemas en energía eléctrica similares al año pasado, período que fue dramático para el país.

“Pasamos el período de colapso, es el tema más importante para la economía del país después de la inflación, y se está trabajando en buscar más generación y mecanismos para que la ley permita que al que invierta en generación, transmisión y distribución, le sea rentable su participación y su actuar, y permitir reinvertir en el sistema, porque ésta ha sido la peor tragedia, el que no se pueda reinvertir para que la energía sea más barata y más eficiente”, puntualizó Zamora.