• |
  • |

Transparentar la propuesta de reforma al Presupuesto 2011 es lo que sugiere al Gobierno el especialista en Política Fiscal, Ricardo Barrientos.
La iniciativa la presentó el Ejecutivo la semana pasada al Parlamento, indicando una partida tributaria adicional cuantificada en 1,700 millones de córdobas, lo que tiene inquietos a políticos opositores, algunos organismos de la sociedad civil y expertos fiscales locales.

Barrientos, de origen guatemalteco y además miembro del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi, indicó que ese tipo de propuestas son “típicas”, “usuales”, cuando hay una sobrerrecaudación de por medio.

En ese contexto aconsejó al Ejecutivo, sin profundizar en los aspectos técnicos y legales que conlleva la medida, ser “audaz” con la variable relacionada con la confianza ciudadana, y “triplicar” esfuerzos por transparentar la reforma.
Eso implica someterse a la “crítica” ciudadana y explicar las razones y fines del anteproyecto de reforma. “Pero debe hacerlo de forma puntual, detallada, no de forma general”, insistió.

Debe someterse a debate, recalca

De entrada “se debe saber el alcance de la operación (de la reforma), ¿A quiénes va a beneficiar? ¿Cuál es el propósito: si es para incrementar la inversión en Salud a qué puestos de salud se va a beneficiar? ¿Con cuánto monto?… Si a escuelas, ¿cuáles serán? ¿Dónde están ubicadas? Ese tipo de datos debe ofrecerlos el Gobierno, el tema debe debatirse”, subrayó.

De acuerdo con el Lente Fiscal, publicación cuatrimestral a cargo del Icefi, no se vislumbran cambios significativos en materia de política fiscal en el país, en el presente año.

Pero advirtió que todo apunta a que Nicaragua mantendrá la “disciplina” fiscal que ha mostrado años atrás. La reducción del déficit, del 1.5 al 1.1% del Producto Interno Bruto, PIB, después de donaciones, es una muestra de eso.
Sin embargo, alertó que será necesario para el desarrollo de la nación contar con planes sociales de mediano y largo plazo, que estén apoyadas por instituciones “maduras” y “democráticas”.

Barrientos adelantó que están observando en Centroamérica, incluyendo Nicaragua, una orientación a la consolidación fiscal. “Quieren bajar o estabilizar el déficit contrayendo el gasto público, alerta con esto por los costos sociales que pueden conllevar como lo es la inseguridad ciudadana. En El Salvador, Honduras y Guatemala se vive esto, cuidado, estamos levantando baterías rojas al respecto”, puntualizó.